FANDOM


                                 Yûsuf
Revelada en La Meca, poco antes de la Hégira. 
Relata la sorprendente historia del Profeta José. 
Consta de 111 aleyas. 
Basmallah

1. Alif . Lâm . Râ' . Éstos son los versículos del Libro evidente [el Sagrado Corán].

2. Y ciertamente lo hemos revelado en idioma árabe para que reflexionéis.

3. Ésta es la más hermosa de las historias que te revelamos en el Corán, y antes no tenías conocimiento de ella.

4. Cuando José dijo a su padre [Jacob]: ¡Oh, padre mío! Por cierto que vi [en sueños] once astros, también al Sol y la Luna , que se prosternaban ante mí.

5. Dijo [Jacob]: ¡Oh, hijito! No cuentes tu visión a tus hermanos porque conspirarán contra ti [por envidia]; ciertamente Satanás es para los humanos un enemigo evidente [y no cesará de susurrarles que tramen algo contra ti].

6. Así [como te mostró esa visión en sueños] tu Señor te elegirá [como Profeta] y te enseñará la interpretación de los sueños; y completará Su gracia sobre ti [con la revelación] y sobre la descendencia de Jacob, tal como la completó sobre tus ancestros Abraham e Isaac; en verdad tu Señor es Omnisciente, Sabio.

7. Por cierto que en José y sus hermanos hay signos para los que investigan.

8. Cuando dijeron: Por cierto que José y su hermano [Benjamín] son más amados por nuestro padre que nosotros a pesar que somos un grupo [de varios hijos]. Ciertamente nuestro padre está en un error evidente.

9. Matad a José o desterradlo para que la atención [y el amor] de vuestro padre sea sólo para vosotros, y luego [de haberlo eliminado arrepentíos y así] os contaréis entre los virtuosos [nuevamente].

10. Dijo uno de ellos: No matéis a José, más bien arrojadlo a lo profundo de un aljibe, y así lo encontrarán algunos viajeros, si es que os habéis propuesto [eliminarlo].

11. Dijeron: ¡Oh, padre! ¿Por qué no confías en nosotros respecto de José, si en realidad somos bien intencionados con él?

12. Envíale con nosotros mañana, se divertirá y jugará, y por cierto que lo cuidaremos.

13. Dijo [Jacob]: En verdad me apena [que se separe de mí y] que os vayáis con él, y temo que se lo coma un lobo cuando estéis descuidados.

14. Dijeron: Si se lo comiera un lobo, siendo nosotros un grupo, seríamos unos incapaces.

15. Y fueron con él, y acordaron arrojarlo a lo profundo de un aljibe; mas [cuando lo hicieron] le revelamos a él [a José]: Ciertamente les recordarás [un día] esta acción, y no se darán cuenta [que ello te fue revelado].

16. Y se presentaron ante su padre por la noche, llorando.

17. Dijeron: ¡Oh, padre! Nos adelantamos para competir [con nuestros arcos], y dejamos a José con nuestras provisiones, y entonces se lo comió un lobo. No nos creerás a pesar de que somos veraces.

18. Y le mostraron su camisa manchada con sangre falsa. Dijo [Jacob]: Vosotros sugeristeis esto [y os llevasteis a José]. Tendré paciencia, y Allah es a Quien debo implorar el socorro sobre lo que narráis.

19. Y pasó una caravana [cerca del aljibe] y enviaron a uno de ellos a buscar agua. Cuando éste echó su cubo [José se amarró a él, y al extraerlo] exclamó: ¡Qué sorpresa! Hay un jovencito. Y lo ocultaron para venderlo; y Allah bien sabe lo que hacían.

20. [Sus hermanos, al enterarse de esto, se presentaron argumentando que se trataba de uno de sus esclavos y] Lo vendieron [a la caravana] por un precio insignificante, equivalente a unas pocas monedas [pues lo que se proponían era librarse de él], y le dieron poco valor.

21. Y quien luego lo compró en Egipto [un administrador del gobernador] le dijo a su mujer: Recíbelo honorablemente, tal vez nos sea de provecho [como un sirviente], o lo adoptemos como hijo. Así establecimos a José en la tierra [de Egipto] y le enseñamos la interpretación de los sueños. Y todos los asuntos son como Allah lo dispone, pero la mayoría de los hombres lo ignoran.

22. Y cuando alcanzó la madurez, le concedimos sabiduría y conocimiento [a través de la revelación]; y así recompensamos a los benefactores.

23. Y la señora de la casa en la cual estaba [la esposa del administrador] se sintió atraída por él, y cerrando las puertas exclamó: ¡Ven aquí! Dijo él: ¡Qué Allah me proteja! Por cierto que mi amo [el administrador] me honró en una buena morada. Debes saber que los inicuos no tendrán éxito.

24. Y ella intentó seducirlo pero él se negó, y bien sabía que se trataba de una prueba de su Señor. Por cierto que lo preservamos del mal y la obscenidad, porque era uno de los siervos elegidos.

25. Y ambos corrieron hacia la puerta, y ella rasgó la camisa de él por detrás y se encontraron con el marido de ella junto a la puerta. Dijo ella: ¿Acaso la pena para quien pretenda hacer un daño a tu familia no es sino que lo encarcelen, o que reciba un castigo doloroso?

26. Dijo él [José]: Ella intentó seducirme. Y entonces un miembro de la familia de ella planteó que si su camisa estaba rasgada por delante, ella habría dicho la verdad y él sería quien mintiese.

27. Y si su camisa estaba rasgada por detrás, entonces ella mentía y él decía la verdad.

28. Y cuando vio el esposo que la camisa estaba rasgada por detrás, dijo: Ésta es una de vuestras maquinaciones; por cierto que vuestras artimañas son terribles.

29. ¡Oh, José! Olvida lo sucedido [y no se lo menciones a nadie]. Y tú, pide perdón por lo que has hecho; en verdad eres una pecadora.

30. Y algunas mujeres de la ciudad dijeron [al enterarse de lo ocurrido]: La mujer del administrador pretende seducir a su joven [criado], está perdidamente enamorada de él, por cierto que la vemos en un error evidente.

31. Y cuando [la mujer del administrador] se enteró de sus habladurías envió por ellas, y les preparó un banquete, y dio a cada una de ellas un cuchillo, y le dijo [a José] que se presentase ante ellas. Cuando le vieron se maravillaron [por su belleza], se cortaron las manos [por la sorpresa], y dijeron: ¡Nos refugiamos en Allah! Éste no es un humano; es un ángel distinguido.

32. [Dijo ella:] Éste es aquel por quien me censurabais, y ciertamente quise seducirlo y se resistió. Y si no hace lo que le ordeno, será encarcelado y humillado.

33. Dijo [José]: ¡Oh, Señor mío! Prefiero la cárcel en vez de aquello a lo que me incitan; y si no apartas de mí sus maquinaciones podría ceder a ellas y me contaría entre los ignorantes.

34. Y su Señor le respondió su súplica y apartó de él sus artimañas; ciertamente Él es Omnioyente, Omnisciente.

35. Les pareció bien a ellos [al administrador y sus consejeros] luego de ver las pruebas [que indicaban su inocencia], encarcelarlo por un tiempo [hasta que la gente se olvidase del asunto].

36. Ingresaron con él a la cárcel dos jóvenes. Dijo uno de ellos: Por cierto que me vi [en sueños] exprimiendo uvas. Y dijo el otro: Yo me vi cargando pan sobre mi cabeza, y los pájaros comían de él; dinos su interpretación, pues ciertamente te consideramos un hombre de bien.

37. Antes de que os traigan la comida ya os habré dado su interpretación. Esto [la interpretación de los sueños] es lo que mi Señor me enseñó; por cierto que yo no sigo la religión de un pueblo que no cree en Allah ni en la otra vida.

38. Y sigo la religión de mis padres, Abraham, Isaac y Jacob, y no asociamos ningún copartícipe a Allah. Esto es una gracia de Allah para nosotros y para todo aquel que siga la guía, pero la mayoría de los hombres no lo agradecen.

39. ¡Oh, mis dos compañeros de cárcel! ¿Acaso los diversos ídolos [que adoráis] pueden equipararse a Allah, Único, Victorioso?

40. Los que adoráis en vez de Él no son más que nombres que habéis puesto vosotros y vuestros padres [a piedras y estatuas], y Allah no os confirió autoridad alguna para ello. Ciertamente el juzgaros compete a Allah, Quien ordenó que no adoréis a nada ni nadie excepto a Él; ésta es la religión verdadera, pero la mayoría de los hombres lo ignoran.

41. ¡Oh, mis dos compañeros de cárcel! Uno de vosotros escanciará el vino al rey; y en cuanto al otro, será crucificado y los pájaros comerán de su cabeza. Así sucederá [por designio divino] de acuerdo a la interpretación que me consultasteis.

42. Y dijo [José] a quien pensaba que se salvaría: Recuérdame ante el rey. Pero Satanás le hizo olvidar que lo mencionara ante él, y permaneció entonces en la cárcel varios años.

43. Y dijo el rey: En verdad he visto siete vacas gordas que se las comían siete vacas flacas, y siete espigas verdes y otras secas. ¡Oh, cortesanos! Explicadme el sueño, si es que sabéis interpretarlo.

44. Dijeron: Son sueños incoherentes; y nosotros no somos expertos en la interpretación de sueños.

45. Y dijo aquel de los dos que se había salvado [de la prisión], y que se acordó [de José] luego de un tiempo: Yo os explicaré su significado; enviadme pues [a la cárcel y le preguntaré a José].

46. ¡Oh José! ¡Oh, veraz! Dinos que significan siete vacas gordas a las que se las comen siete vacas flacas, y siete espigas verdes y otras secas; para que regrese ante los hombres [el rey y su corte] y les haga saber.

47. Dijo [José]: Sembraréis siete años como de costumbre, y lo que cosechéis dejadlo en las espigas [para conservarlo] excepto una parte, de la que comeréis.

48. Luego de esto, se sucederán siete años de sequía en los que comeréis lo que hayáis acopiado para ellos, salvo una parte de lo que reservasteis [para volver a sembrar].

49. Luego vendrá un año en que la gente será agraciada con la lluvia, y en él prensarán [las uvas y las aceitunas].

50. Dijo el rey [al escuchar la interpretación]: ¡Traedlo ante mí! Pero cuando el enviado se presentó ante él [José], le dijo: Regresa ante el rey y pregúntale cuál era la intención de las mujeres que se cortaron las manos, ciertamente mi Señor está bien enterado de sus conspiraciones.

51. [Las mujeres fueron reunidas ante el rey y] les dijo: ¿Qué sucedió cuando pretendisteis seducir a José [acaso él se comportó incorrectamente]? Dijeron: ¡Que Allah nos proteja! No sabemos nada malo de él. Entonces la mujer del administrador exclamó: Ahora se aclaró la verdad. Yo soy la que pretendió seducirlo, y ciertamente él dice la verdad.

52. Digo esto para que [mi esposo] sepa que no le traicioné en su ausencia, y sé bien que Allah no secunda las trampas de los traidores.

53. Y no pretendo excusarme, porque el alma es propensa al mal, y sólo están a salvo de ello aquellos a quienes mi Señor les tiene misericordia [y los protege de sus inclinaciones]. Ciertamente mi Señor es Absolvedor, Misericordioso.

54. Dijo el rey: Traedlo ante mí que quiero destinarlo exclusivamente para mi servicio. Y cuando hubo hablado con él [acerca del sueño], le dijo: Por cierto que desde hoy gozas de jerarquía y confiabilidad.

55. Dijo [José]: Nombradme administrador de los almacenes [de semillas] del país, que yo en verdad soy un guardián conocedor.

56. Así [agraciamos y] afianzamos a José en la tierra [de Egipto], para que habitara donde quisiera. Así es como concedemos Nuestra misericordia a quien Nos place, y no dejamos que se pierda la recompensa de los benefactores [en esta vida].

57. Y la recompensa de la otra vida para los creyentes piadosos será mejor aún. 58. Y llegaron los hermanos de José [a Egipto en busca de provisiones] y se presentaron ante él, quien les reconoció, pero ellos no le reconocieron.

59. Y cuando les hubo abastecido les dijo: Traedme vuestro hermano paterno. ¿No veis que cumplo con la medida justa y soy el mejor de los anfitriones?

60. Y si no me lo traéis, no obtendréis más provisiones de mi parte, ni recibiréis mi hospitalidad.

61. Dijeron: Se lo pediremos a su padre, por cierto que lo haremos.

62. Y dijo a sus jóvenes [sirvientes]: Poned [el valor que pagaron por] su mercancía en sus alforjas, para que lo reconozcan cuando retornen con su gente y así vuelvan [ante nosotros].

63. Y cuando regresaron ante su padre dijeron: ¡Oh, padre! Se nos ha negado el grano [para la próxima vez], envía pues, a nuestro hermano con nosotros y así recibiremos la medida, y sabe que ciertamente le cuidaremos.

64. Dijo [Jacob]: ¿Acaso os lo confiaré, como antes os confié a su hermano [José]? Y Allah es el mejor de los custodios, y el más Misericordioso.

65. Y cuando abrieron sus alforjas encontraron que se les había devuelto [el valor de] su mercancía; dijeron: ¡Oh, Padre! ¿Qué más queremos? Nos ha sido devuelta [la paga que hicimos por] la mercadería, aprovisionaremos a nuestra gente, cuidaremos a nuestro hermano, y sólo añadiremos una carga más al camello [con nuestro hermano]; será una carga ligera.

66. [Dijo Jacob:] No lo enviaré con vosotros hasta que me juréis por Allah que lo traeréis de regreso, a menos que la muerte os lo impida. Cuando hubieron tomado el compromiso, dijo: ¡Qué Allah atestigüe lo que decimos!

67. Dijo: ¡Oh, hijos míos! No entréis por una sola puerta, sino hacedlo por puertas diferentes [pues temo que os alcance el mal de ojo por envidia a vuestro hermoso aspecto], y sabed que no puedo hacer nada contra el designio de Allah, pues ciertamente Él es Quien decreta todos los asuntos. A Él me encomiendo, y que también lo hagan quiénes en Él confían.

68. Y entraron por donde les ordenara su padre, pero esto no le habría servido de nada contra el designio de Allah, pues sólo era una prevención que Jacob había tomado [para sus hijos]. Él tenía sabiduría por todo el conocimiento que le habíamos concedido, pero la mayoría de la gente lo ignoran.

69. Y cuando se presentaron ante José [éste los honró y] llevó aparte a su hermano [Benjamín], y le dijo: Por cierto que yo soy tu hermano; no te apenes por lo que ellos hicieron [conmigo].

70. Y cuando los hubo aprovisionado, puso la copa [del rey] en el saco de su hermano, luego llamó un pregonero: ¡Oh, caravaneros! Ciertamente sois unos ladrones.

71. Dijeron [los hermanos de José] dirigiéndose a ellos: ¿Qué es lo que habéis perdido?

72. Respondieron: Perdimos la copa del rey. A quien la encuentre le daremos la carga de un camello [de recompensa], y yo lo garantizo [dijo el pregonero].

73. ¡Por Allah! Bien sabéis que no vinimos a corromper en la tierra [de Egipto], ni somos ladrones.

74. Le dijeron: ¿Cuál será entonces el castigo, si mentís?

75. [Respondieron:] El castigo de aquel a quien se le encontrase [la copa] en su alforja será quedarse aquí como cautivo. [Les dijeron:] ¡Sí!, pues así es como castigamos a los inicuos.

76. Empezaron por las alforjas de ellos antes que por la de su hermano [Benjamín]. Así le inspiramos a José que hiciera. Y no habría podido quedarse con su hermano [de otra forma], pues así era la ley del rey, y Allah así lo quiso. Elevamos en grados a quien queremos [a través del conocimiento y la fe]; y sabed por encima de todo sabio está el Omnisciente.

77. Dijeron [los hermanos]: Si él robó, ya un hermano suyo había robado antes [pretendiendo excusarse pues Benjamín era su hermano de padre y madre]; pero José se contuvo y no les respondió nada, y dijo para sí: Vosotros estáis en peor situación, y Allah bien sabe que lo que decís es una mentira.

78. Dijeron: ¡Oh, administrador! Él tiene un padre muy anciano, quédate con uno de nosotros en su lugar; por cierto vemos que eres un hombre de bien.

79. Dijo: ¡Allah nos libre de castigar a otro que no sea el culpable, a quien le encontramos nuestra copa en su poder! Si así lo hiciésemos seríamos injustos.

80. Pero cuando se desesperaron, se retiraron a deliberar. Dijo el mayor de ellos: ¿No sabéis que vuestro padre os hizo jurar por Allah [que retornaríais con Benjamín], pues ya antes habíais obrado mal con José? No me moveré de esta tierra hasta que mi padre lo autorice, o Allah decrete [que retorne solo o con mi hermano], y Él es el mejor de los jueces.

81. Volved ante vuestro padre y decidle: ¡Oh, padre! En realidad tu hijo ha robado, y sólo atestiguamos lo que sabemos, y no tenemos acceso a lo oculto [para saber si realmente lo hizo o no].

82. Y pregunta en la ciudad donde estuvimos y a la caravana con la cual vinimos, pues nosotros decimos la verdad.

83. Dijo [Jacob]: Vosotros sois quienes sugeristeis hacer todo esto. Tendré paciencia; es posible que Allah me los devuelva todos, Él es Omnisciente, Sabio.

84. Y [le recordó el dolor por su hijo perdido y] se apartó de ellos, y dijo: ¡Oh, qué pena siento por José! Y perdió la vista por la tristeza, mientras contenía su sufrimiento.

85. Dijeron [sus hijos]: ¡Por Allah! No dejarás de recordar a José hasta consumirte o perecer.

86. Dijo [Jacob]: Ciertamente invoco a Allah con mi lamento y mi dolor, y sé de Allah lo que no sabéis [que el sueño de José en su niñez se cumpliría y me reuniría con él].

87. ¡Oh, hijos míos! Id y averiguad sobre José y su hermano, y no desesperéis de la misericordia de Allah, pues no desesperan de la misericordia de Allah sino los incrédulos.

88. Y cuando se presentaron ante él [ante su hermano José] le dijeron: ¡Oh, administrador! Hemos sido alcanzados por la desgracia [de la sequía], nosotros y nuestra familia, y trajimos una mercadería de escaso valor, danos la justa medida y sé caritativo con nosotros; ciertamente Allah recompensa a los generosos.

89. Dijo [José]: ¿Acaso no sabéis lo que hicisteis con José y su hermano, inducidos por la ignorancia [cuando erais jóvenes]?

90. Dijeron [sorprendidos]: ¿Es que tú eres José? Respondió: Yo soy José y éste, [Benjamín], es mi hermano [de padre y madre], y Allah nos agració a los dos [con la fe]. Quienes teman [Su castigo] y sean pacientes [ante las adversidades] sepan que Allah no dejará de recompensar a los benefactores.

91. Dijeron: ¡Por Allah! Él te prefirió sobre nosotros, y ciertamente fuimos unos pecadores.

92. Dijo [José]: No seréis censurados en nada hoy; Allah os perdonará, y Él es el más Misericordioso.

93. Id con esta camisa mía y arrojadla sobre el rostro de mi padre, que así recuperará la vista; luego traedme a toda vuestra familia.

94. Cuando partió la caravana [de Egipto a Palestina], les dijo su padre [a sus nietos y a quienes estaban junto a él]: ¡En verdad, siento el aroma de José! Aunque penséis que desvarío.

95. Dijeron: ¡Por Allah! Ciertamente sigues en tu antiguo error.

96. Y cuando llegaron, le arrojaron [la camisa] sobre su rostro y recuperó la vista. Y exclamó [Jacob]: ¿No os dije que sabía de Allah lo que vosotros ignoráis?

97. Dijeron: ¡Oh, padre! Pide a Allah el perdón de nuestros pecados; ciertamente hemos sido pecadores.

98. Respondió: Pediré a mi Señor que os perdone; ciertamente Él es Absolvedor, Misericordioso.

99. Y cuando se presentaron [todos] ante José, estrechó a sus padres y dijo: Ingresad en Egipto [donde estaréis] seguros, si Allah quiere.

100. Hizo sentar a sus padres en el trono y todos [tanto sus padres como sus hermanos] hicieron una reverencia ante él, quien dijo: ¡Oh, padre mío! Esta es la interpretación del sueño que tuve antes [cuando era niño]; por cierto que mi Señor hizo que se cumpliera, y me agració haciéndome salir de la cárcel, y también al traeros ante mí del desierto después que Satanás había sembrado la discordia entre mis hermanos y yo. Ciertamente mi Señor es Sutil con quien quiere [agraciándolo], y Él es Omnisciente, Sabio.

101. ¡Oh, Señor mío! Tú me has concedido el poder, y me has enseñado la interpretación de los sueños. ¡Creador de los cielos y la Tierra ! Tú eres mi Protector en esta vida y en la otra, hazme morir sometido a Ti, y reúneme [en la otra vida] con los justos.

102. Esto es parte de las historias de lo oculto que te revelamos [¡Oh, Muhammad!]. Tú no estabas presente cuando [los hermanos de José] planearon [eliminarlo] y se complotaron.

103. La mayoría de los hombres, aunque te esfuerces [para que crean], no serán creyentes.

104. Tú no les pides remuneración alguna para exhortarles. Ciertamente éste es un Mensaje para la humanidad.

105. ¡Cuántos signos hay en los cielos y en la Tierra [que evidencian el poder del Creador]! Pasan frente a ellos, pero se apartan [y no reflexionan].

106. La mayoría de los hombres no creen en Allah sin atribuirle copartícipes.

107. ¿Acaso [estos idólatras] se sienten a salvo de ser alcanzados por el castigo de Allah, o que les llegue la Hora [del Juicio] de improvisto, sin advertirlo?

108. Diles [a los hombres ¡Oh, Muhammad!]: Éste es mi sendero, tanto yo como quienes me siguen exhortamos [a creer y a adorar] a Allah con conocimiento [y certeza]. ¡Glorificado sea Allah! Por cierto que no me cuento entre los idólatras.

109. No hemos enviado antes de ti sino a hombres a quienes les transmitíamos Nuestra revelación, [y fueron elegidos] de entre los habitantes de las ciudades. ¿Acaso no transitaron por la Tierra y observaron cómo fue el final de sus antecesores? Por cierto que la morada de la otra vida será mejor para los piadosos. ¿Es que no razonáis?

110. [Allah postergó Su castigo] Hasta que, cuando los Mensajeros se resignaron y tuvieron la certeza de que les desmentirían radicalmente, les llegó Nuestro socorro y salvamos a quien quisimos. Es imposible evitar Nuestro castigo [cuando con él azotamos] a los pecadores.

111. Por cierto que en las historias [de los Profetas] hay un motivo de reflexión para los dotados de sano juicio. No es [el Corán] un relato inventado sino una confirmación de lo revelado anteriormente, y es una explicación detallada de todas las cosas, guía y misericordia para los creyentes.

En Inglés, Transliterado y Arabe