FANDOM


                                 At-Taubah
Fue revelada en Medina, en el año noveno de la Hégira. 
Toma su nombre de la aleya 104. 
Se denomina también Al Barâ'ah , “La inmunidad”, palabra con la cual comienza la sura. 
Es la única que no empieza con la mención de “En el nombre de Allah, Clemente, misericordioso”. 
Consta de 129 aleyas. 

1. [Sabed ¡Oh, creyentes! que] Allah y Su Mensajero son libres de no respetar ya el pacto [de cese de hostilidades] que habíais celebrado con los idólatras [pues ellos lo han quebrantado].

2. Os concedemos sólo cuatro meses [¡Oh, idólatras!] durante los cuales podréis transitar con seguridad en la Tierra [para reflexionar y arrepentiros de vuestra incredulidad o para alistaros para la partida], y sabed que luego de esto no podréis escapar del castigo de Allah y que Él humillará a los incrédulos.

3. Allah y Su Mensajero anuncian a los hombres el día más importante de la peregrinación [el Día del Sacrificio] que Allah ya no tiene ningún pacto con los idólatras, ni tampoco Su Mensajero. [Sabed ¡Oh, idólatras! que] Si os arrepentís [y abandonáis la incredulidad] será mejor para vosotros, pero si os rehusáis no podréis escapar del castigo de Allah. Y anúnciales a los incrédulos [¡Oh, Muhammad!] que recibirán un doloroso castigo.

4. [Esta proclama es para todos los idólatras] Excepto para aquellos que no quebrantaron los pactos que habéis celebrado con ellos ni apoyaron a nadie contra vosotros. Respetad pues, el pacto convenido con ellos hasta su plazo acordado. Ciertamente Allah ama a los piadosos.

5. Mas cuando hayan pasado los meses sagrados [ Muharram , Rayab , Dhul Qa‘dah y Dhul Hiyyah en los cuales se os ha vedado el combate armado] matad a los idólatras dondequiera les halléis, capturadles, cercadles y tendedles emboscadas en todo lugar, pero si se arrepienten [y aceptan el Islam], cumplen con la oración prescrita y pagan el Zakât dejadles en paz. Ciertamente Allah es Absolvedor, Misericordioso.

6. Si alguno de los idólatras te pidiera protección, ampárale para que así recapacite y escuche la Palabra de Allah, luego [si no reflexiona] ayúdale a alcanzar un lugar seguro; esto es porque son gente ignorante.

7. ¿Cómo podrían Allah y Su Mensajero respetar un pacto celebrado con los idólatras [siendo que ellos no dudaron en combatiros]? Pero si aquellos con quienes habéis pactado anteriormente junto a la Mezquita Sagrada [en La Meca] cumplen lo pactado, cumplidlo vosotros también. Ciertamente Allah ama a los piadosos.

8. [No puede tenerse en cuenta un pacto con ellos siendo que] Si os sometieran no tendrían compasión ni respetarían lazo familiar ni pacto alguno. Quieren agradaros con sus palabras, pero sus corazones os rechazan, y la mayoría de ellos son perversos.

9. Éstos cambian los signos de Allah por un vil precio y apartan a los hombres del sendero de Allah. ¡Qué pésimo es lo que hacen!

10. No respetan pacto alguno con los creyentes ni aunque sean sus parientes. Éstos son los verdaderos transgresores.

11. Mas si se arrepienten [de su idolatría y aceptan la fe], cumplen con la oración prescrita y pagan el Zakât , entonces [perdonadles y sabed que ahora] son vuestros hermanos en la religión. Así es como explicamos detalladamente los preceptos a quienes los comprenden [y los ponen en práctica].

12. Y si quebrantan sus juramentos después de haber celebrado un pacto e insultan [y combaten] vuestra religión, combatid entonces a los líderes de la incredulidad para que dejen de agrediros, pues para ellos no existen los pactos.

13. ¿Acaso no combatiríais a quienes faltan a sus juramentos y planean la expulsión del Mensajero, y ellos son los que comenzaron primero [a combatiros]? ¿Acaso les teméis? Sabed que Allah es más digno de que Le temáis, si es que sois creyentes.

14. Combatidlos, pues Allah los castigará a través de vuestras manos, les humillará, os concederá el triunfo sobre ellos, y curará así los corazones de los creyentes,

15. Purificándolos del rencor que hay en ellos. Ciertamente Allah acepta el arrepentimiento de quien Le place, y Allah es Omnisciente, Sabio.

16. ¿Acaso creéis que no se os pondrá a prueba, cuando Allah quiere que se evidencie quiénes combaten verdaderamente de vosotros [por Su causa] y sólo toman como aliados a Allah, a Su Mensajero y a los creyentes? Ciertamente Allah está bien informado de lo que hacéis.

17. No les corresponde a los idólatras frecuentar las mezquitas de Allah mientras sigan en su incredulidad. Sus obras serán en vano, y sufrirán eternamente en el Infierno.

18. Sólo deben frecuentar las mezquitas de Allah aquellos que creen en Él, en el Día del Juicio, practican la oración prescrita, pagan el Zakât , y no temen sino a Allah. Ciertamente éstos son quienes verdaderamente siguen la guía.

19. ¿Acaso creéis [¡Oh, incrédulos!] que quienes proveen agua a los peregrinos y quienes se encargan del cuidado de la Mezquita Sagrada son iguales que aquellos que creen en Allah, en el Día del Juicio y luchan por la causa de Allah? Sabed que éstos no se equiparan ante Allah, y que Allah no guía a los inicuos.

20. Los creyentes que emigraron, contribuyeron por la causa de Allah con sus bienes y combatieron tienen un grado muy elevado para a Allah, y son éstos los que triunfarán.

21. Su Señor les albricia [que serán recompensados en la otra vida] con Su misericordia, Su complacencia, y con jardines en los que disfrutarán permanentemente.

22. Vivirán por siempre en ellos; ciertamente Allah les tiene reservada una recompensa grandiosa.

23. ¡Oh, creyentes! No sigáis a vuestros padres y hermanos si éstos prefieren la incredulidad en vez de la fe; quienes de vosotros lo hagan serán inicuos.

24. Diles [¡Oh, Muhammad!]: Si vuestros padres, hijos, hermanos, esposas y familiares, los bienes que hayáis adquirido, los negocios que temáis perder y las propiedades que poseáis y os agraden son más amados para vosotros que Allah, Su Mensajero y la lucha por Su causa, pues entonces esperad que os sobrevenga el castigo de Allah; y sabed que Allah no guía a los corruptos.

25. Por cierto que Allah os socorrió en muchos ocasiones, como el día de [la batalla de] Hunain cuando os vanagloriabais con vuestra superioridad numérica pero de nada os valió, y os resultó estrecha la Tierra [cuando os atacaron los idólatras] a pesar de su vastedad, y huisteis.

26. Entonces Allah hizo descender el sosiego sobre Su Mensajero y sobre los creyentes, e hizo descender huestes [de Ángeles] que no pudisteis ver [que infundían valor en vuestros corazones y terror en el de los idólatras] y castigó a los incrédulos [con una terrible derrota]. Así es como Allah castiga a los incrédulos.

27. Luego Allah perdonó a quienes se arrepintieron [después de haberos combatido y abrazaron el Islam]. Ciertamente Allah es Absolvedor, Misericordioso.

28. ¡Oh, creyentes! Por cierto que los idólatras son impuros [de corazón], que no se acerquen pues a la Mezquita Sagrada después de este año [el noveno de la Hégira ], y no temáis padecer por ello pobreza o necesidad alguna, que si Allah quiere os proveerá con Su gracia. Ciertamente Allah es Omnisciente, Sabio.

29. Combatid a quienes no creen en Allah ni en el Día del Juicio, no respetan lo que Allah y Su Mensajero han vedado y no siguen la verdadera religión [el Islam] de entre la Gente del Libro [judíos y cristianos], a menos que éstos acepten pagar un impuesto [por el cual se les permita vivir bajo la protección del estado islámico conservando su religión] con sumisión.

30. Algunos judíos dicen: ‘Uzeir es el hijo de Allah, y los cristianos dicen: el Mesías es el hijo de Allah. Éstas son sólo palabras [sin fundamento] que salen de sus bocas, asemejándose por ello a los incrédulos que les precedieron. ¡Que Allah los maldiga! ¡Cómo se desvían!

31. Tomaron a sus rabinos y a sus monjes por legisladores en lugar de Allah [y llegaron a idolatrarlos], y al Mesías hijo de María [los cristianos le adoraron también]. Y sólo se les había ordenado [en la Torá y el Evangelio] adorar a Allah, la única divinidad. No existe nada ni nadie con derecho a ser adorado salvo Él. ¡Glorificado sea! ¡Cómo pueden atribuirle copartícipes!

32. Pretenden extinguir la luz de Allah [el Mensaje] con sus palabras [sin fundamentos], pero Allah hará que Su luz prevalezca aunque esto desagrade a los incrédulos.

33. Él es Quien envió a Su Mensajero con la guía y la religión verdadera para hacerla prevalecer sobre todas las religiones, aunque esto disguste a los idólatras.

34. ¡Oh, creyentes! Por cierto que muchos de los rabinos y monjes se apropian de los bienes ajenos sin derecho, y desvían a los hombres del sendero de Allah. A aquellos que atesoren el oro y la plata y no contribuyan por la causa de Allah [pagando el Zakât correspondiente por sus bienes] anúnciales [¡Oh, Muhammad!] un castigo doloroso.

35. El Día del Juicio lo que atesoraron se tornará incandescente por el fuego del Infierno, y sus frentes, sus costados y sus espaldas serán marcados con ello. [Y se les dirá:] Esto es lo que atesorasteis, sufrid ahora su castigo.

36. Ciertamente que el número de meses para Allah es doce, porque así Él lo decretó el día que creó los cielos y la Tierra ; de ellos, cuatro son sagrados [ Muharram , Rayab , Dhul Qa‘dah y Dhul Hiyyah ]. Así está establecido en la religión verdadera, no obréis pues en contra vuestra [desobedeciendo a Allah] y combatid a los idólatras así como ellos os combaten; y sabed que Allah está con los piadosos.

37. Por cierto que cambiar los meses sagrados es acrecentar aún más la incredulidad [pues los incrédulos los cambiaban a conveniencia para poder combatir en ellos]. Así se extraviaron los incrédulos, un año lo declaraban [al combate] lícito en determinados meses mientras que en otro no, pero siempre hacían que el número de meses sagrados fuera cuatro para que de esta manera coincidiera con el número de meses que Allah había decretado que fueran sagrados. Por cierto que declararon lícito lo que Allah había vedado; a éstos Satanás les hizo ver sus malas obras como buenas, y sabed que Allah no guía a los incrédulos.

38. ¡Oh, creyentes! ¿Por qué cuando se os ordena combatir por la causa de Allah os aferráis a la vida? ¿Es que preferís la vida mundanal a la otra? Sabed que los placeres mundanos en comparación con los de la otra vida son insignificantes.

39. Si no salís a combatir os azotará un castigo doloroso [en esta vida y en la otra], y Allah os substituirá por otro pueblo [que socorrerá al Profeta y combatirá por Su causa]. Y sabed que no perjudicaréis a Allah en nada [si os negáis a combatir], pues Allah tiene poder sobre todas las cosas.

40. Si no lo socorréis [al Mensajero], sabed que Allah [no necesita de vosotros, pues ya] lo auxilió aquella vez que los incrédulos lo expulsaron [de La Meca], cuando estando en la caverna con su compañero [ Abu Bakr ] le dijo: No te entristezcas, pues Allah está con nosotros. Entonces, Allah hizo descender Su sosiego sobre él [ Abu Bakr ], les socorrió con un ejército [de Ángeles] que no veían, y dispuso que el propósito de los incrédulos se desvaneciera y que el Mensaje de Allah sea el que prevalezca. Ciertamente Allah es Poderoso, Sabio.

41. Salid a combatir sea cual fuere vuestra condición. Contribuid por la causa de Allah con vuestros bienes y luchad pues ello mejor para vosotros, si supierais.

42. Si hubiera sido por algo mundano fácil de conseguir o un viaje breve, te habrían seguido, pero la distancia [en la batalla de Tabûk ] era muy larga [y por ello se negaron a salir a combatir]. Juraron por Allah que si hubiesen podido habrían salido con vosotros [a luchar]. Se destruyeron a sí mismos [quedándose y pretendiendo excusarse por ello], pero Allah sabe que mienten.

43. Allah te disculpó [¡Oh, Muhammad!] por haberles eximido sin antes corroborar quiénes eran veraces y quiénes mentirosos.

44. En cambio, aquellos que creen en Allah y en el Día del Juicio no se excusan para que les eximas de la obligación de contribuir con sus bienes y combatir [como lo hacen los hipócritas]; y Allah bien sabe quiénes son los piadosos.

45. Ciertamente quienes pretenden evadir el combate no creen en Allah ni en el Día del Juicio; sus corazones están llenos de dudas, y por ello vacilan.

46. Si [los hipócritas] hubieran querido realmente combatir se habrían preparado para tal fin, pero Allah no quiso que salieran [con vosotros], y les infundió desgano y se les dijo: Permaneced con quienes se quedan [por estar verdaderamente eximidos].

47. Si hubieran salido a combatir os habrían confundido sembrando la discordia, pues entre vosotros hay quienes prestan oído a lo que dicen, pero Allah bien conoce a los inicuos [y os previene de ellos].

48. Ya antes pretendieron sembrar la sedición [cuando arribaste a Medina ¡Oh, Muhammad!] y quisieron desvirtuar tus propósitos, hasta que llegó el socorro de Allah y triunfó Su religión que a ellos tanto les disgusta.

49. Entre ellos [los hipócritas] hubo quien te dijo: [¡Oh, Muhammad!] Permite quedarme y no me expongas a la tentación [pues si veo a las mujeres del pueblo que combatiremos no podré resistirlo]. ¿Acaso no cayeron en la sedición [al negarse a combatir]? Ciertamente el Infierno acorralará a los incrédulos.

50. Si obtienes una victoria se apenan, y si eres derrotado dicen: Nosotros estábamos prevenidos [y por ello no participamos del combate], y se marchan contentos.

51. Diles [¡Oh, Muhammad!]: No nos acontece más que lo que Allah decretó para nosotros; Él es nuestro Protector, y a Allah se encomiendan los creyentes.

52. Diles [a los hipócritas]: Sabed que sólo pueden sucedernos dos cosas buenas [la victoria o el martirio], en cambio a vosotros, o bien Allah os enviará un castigo o hará que os derrotemos. Aguardad pues, vuestro destino que nosotros aguardamos el nuestro.

53. Diles: [¡Oh, hipócritas!] Toda caridad que hagáis, de buen o mal grado, no os será aceptado, pues vosotros estáis desviados.

54. Sabed que sus caridades no son aceptadas porque no creen en Allah ni en Su Mensajero. Ellos realizan la oración con desgano y hacen caridades de mal grado.

55. Que no te maravillen [¡Oh, Muhammad!] ni sus bienes ni sus hijos, pues Allah decretó que se extraviaran por ellos. Así quiso castigarles en esta vida, y que mueran en la incredulidad.

56. Juran por Allah que son de los vuestros cuando en realidad no lo son, y sólo son unos cobardes.

57. Si encontraran un refugio, una caverna o algún escondite, se dirigirían hacia allí presurosamente [para ocultarse y no combatir].

58. De entre ellos [los hipócritas] hay quienes critican cómo repartes las caridades [¡Oh, Muhammad!]. Si les das de ellas [lo que pretenden] quedan satisfechos pero si no lo haces se molestan.

59. Mejor sería que se conformasen con lo que Allah y Su Mensajero les dan y dijeran: Nos basta con Allah, y Allah nos concederá de Su favor y también Su Mensajero. Ciertamente anhelamos que Allah nos agracie.

60. Ciertamente que el Zakât es para los pobres, los menesterosos, los que trabajan en su recaudación y distribución, aquellos que [por haber mostrado cierta inclinación por el Islam o haberlo aceptado recientemente] se desea ganar sus corazones, la liberación de los cautivos, los endeudados, la causa de Allah y el viajero insolvente. Esto es un deber prescrito por Allah, y Allah es Omnisciente, Sabio.

61. Entre ellos [los hipócritas] hay quienes critican al Profeta y dicen: Es todo oídos [y acepta todo lo que le dicen], pero ello es para vuestro bien. Él [el Profeta Muhammad] cree en Allah, confía en [la palabra de] los creyentes y es una misericordia para quienes verdaderamente creen de vosotros. Y quienes hostiguen al Mensajero de Allah recibirán un castigo doloroso.

62. [Un grupo de hipócritas] Os juran por Allah con el fin de complaceros [que no querían molestar al Profeta]. Éstos deberían saber que Allah y Su Mensajero tienen más derecho a ser complacidos, si fueran creyentes.

63. ¿No saben acaso que quien se enfrente a Allah y a Su Mensajero estará perpetuamente en el fuego del Infierno? Esto será una terrible humillación.

64. Temían los hipócritas que una sura como ésta, que ponga en evidencia lo que hay en sus corazones, fuese revelada. Diles [¡Oh, Muhammad!]: Burlaos [que ya veréis], pues ciertamente Allah revelará lo que tanto teméis.

65. Y si les preguntas [acerca de sus injurias sobre la religión de Allah y Su Profeta], te dicen: Nosotros sólo bromeábamos y jugábamos. Diles [¡Oh, Muhammad!]: ¿Acaso os burláis de Allah, Sus preceptos, y de Su Mensajero?

66. No os excuséis, por cierto que habéis renegado de vuestra fe [al haberos burlado de Allah y Su Mensajero]. Ciertamente perdonaremos a un grupo de vosotros [porque se arrepintieron], y castigaremos a otro [que no lo hizo], por haber sido transgresores.

67. Los hipócritas y las hipócritas son aliados unos de otros, incitan al mal y prohíben hacer el bien, y se niegan a hacer caridades. Se olvidaron de Allah y por ello Él les olvidó [dejándolos fuera de Su misericordia]; por cierto que los hipócritas están desviados.

68. Allah ha prometido a los hipócritas, a las hipócritas y a los incrédulos que serán castigados con el fuego del Infierno donde sufrirán eternamente; esto será suficiente [castigo] para ellos. Allah les maldecirá, y recibirán un castigo permanente.

69. Así también Allah castigó a quienes os precedieron. Éstos eran más fuertes que vosotros, tenían más riquezas y más hijos, y disfrutaron de lo que Allah les había concedido. Ahora vosotros disfrutáis vuestra suerte y os sumergís en la iniquidad como ellos lo hicieron. Sus obras no serán tenidas en cuenta en esta vida ni en la otra, y serán los perdedores.

70. ¿Acaso no les fue relatado lo que le aconteció a sus predecesores, al pueblo de Noé, ‘Âd , Zamûd , Abraham, Madián y Lot? Se les presentaron sus Mensajeros con las pruebas evidentes [y no creyeron]; Allah no fue injusto con ellos [castigándolos] sino que fueron ellos injustos consigo mismos.

71. Los creyentes y las creyentes son aliados unos de otros, ordenan el bien y prohíben el mal, cumplen con la oración prescrita, pagan el Zakât y obedecen a Allah y a Su Mensajero. Allah tendrá misericordia de ellos; y Él es Allah, Poderoso, Sabio.

72. Allah prometió a los creyentes y a las creyentes [que obtendrán por su fe] jardines [en el Paraíso] por donde corren los ríos, en los que disfrutarán eternamente, y hermosas moradas en los jardines del Edén, y sabed que [alcanzar] la complacencia de Allah es aún superior. Éste es el éxito grandioso.

73. ¡Oh, Profeta! Combate a los incrédulos y a los hipócritas, y sé severo con ellos. Su morada será el Infierno. ¡Qué pésimo destino!

74. Juran por Allah [los hipócritas] que no dijeron nada [en contra de la religión de Allah y Su Mensajero], y he aquí que dijeron palabras que evidenciaban su incredulidad, y así renegaron después de haber aceptado el Islam. También se propusieron matar al Profeta [en la batalla de Tabûk ] pero no lo lograron; y a pesar de que Allah y Su Mensajero les agraciaron rechazaron el Mensaje. Mejor sería que se arrepintieran porque sino lo hacen Allah les infligirá un doloroso castigo en esta vida y en la otra, y no tendrán en la Tierra protector ni defensor alguno.

75. Entre ellos [los hipócritas] hay quienes tomaron un compromiso con Allah diciendo: Si Allah nos agracia haremos caridades y nos contaremos entre los virtuosos.

76. Pero cuando Allah les agració con Su sustento se mostraron avaros, rehusaron [pagar el Zakât ] y rechazaron [el Islam].

77. Allah les infundió la hipocresía en sus corazones y perdurará hasta el día en que se encontrarán con Él. Esto por no haber cumplido con lo prometido a Allah, y por haber mentido.

78. ¿Acaso no saben que Allah conoce sus intenciones y sus conspiraciones? Allah bien conoce lo oculto.

79. Éstos critican a los creyentes que ofrecen grandes caridades [diciendo que con ello ostentan], y se burlan de quienes no encuentran qué dar, salvo con un gran esfuerzo [por su estrecha situación], pero Allah se burlará de ellos y recibirán un castigo doloroso.

80. Es igual [¡Oh, Muhammad!] que pidas perdón por ellos o que no lo hagas. Aunque lo pidieras setenta veces Allah no los perdonaría porque no creyeron en Allah y en Su Mensajero; y Allah no guía a los perversos.

81. Se alegraron quienes no participaron [en la batalla de Tabûk ] por haberse quedado contrariando las órdenes del Mensajero, y se negaron a contribuir y luchar por la causa de Allah, y dijeron: No marchéis [a combatir] con este calor. Diles [¡Oh, Muhammad!]: El calor del fuego del Infierno es mucho más intenso aún, si lo comprendierais.

82. Que disfruten transitoriamente que ya llorarán mucho [en el Infierno] como retribución por lo que cometieron.

83. Pero si Allah decide que [luego de la batalla de Tabûk ] retornes a ellos y te piden permiso para salir a combatir [en otra batalla], diles: No marcharéis ni combatiréis conmigo contra el enemigo jamás, porque os complacisteis en quedaros la primera vez [sin excusas]; ahora quedaos entonces con los eximidos. 84. No ores [¡Oh, Muhammad!] por ninguno de ellos que muriere, ni te detengas junto a su tumba [para rogar por él], porque no creyeron en Allah y Su Mensajero, y murieron en el desvío.

85. Que no te maravillen ni sus bienes ni sus hijos, pues Allah decretó que se extraviaran por ellos. Así quiso castigarles en esta vida, y que mueran en la incredulidad.

86. Y cuando es revelada una sura en la que se les ordena creer en Allah y luchar junto al Mensajero, los más ricos de ellos se excusan [sin siquiera contribuir con sus bienes] y dicen: Permítenos quedarnos con los eximidos.

87. Por haber preferido quedarse con los eximidos Allah bloqueó sus corazones y no pueden discernir.

88. El Mensajero y quienes creen en él contribuyen con sus bienes y luchan. Éstos serán inmensamente agraciados [en esta vida y en la otra], y serán quienes triunfen.

89. Allah tiene reservado para ellos jardines [en el Paraíso] por donde corren los ríos donde morarán eternamente. Éste es el triunfo grandioso.

90. A los beduinos que se presentaron [ante ti ¡Oh, Muhammad!] pidiéndote permiso para quedarse [y no ir a luchar] sin excusa válida, y a los que desmintieron a Allah y a Su Mensajero y se quedaron sin excusarse si quiera, a estos incrédulos Allah les infligirá un castigo doloroso.

91. No es pecado que los débiles, los enfermos y aquellos que no cuentan con los medios no combatan, si son sinceros con Allah y Su Mensajero [y tienen la intención de combatir]. A éstos no hay motivo para censurarles, y Allah es Absolvedor, Misericordioso.

92. Tampoco incurrieron en falta aquellos que cuando se presentaron ante ti [¡Oh, Muhammad!] para que les proveas de montura [y así poder combatir por la causa de Allah], les informaste que no contabas con ninguna cabalgadura para ellos, y entonces se retiraron con los ojos llenos de lágrimas, tristes por no poder contribuir de ninguna forma por la causa de Allah.

93. Por cierto que los que deben ser censurados son aquellos [hipócritas] que te piden permiso para que darse [sin excusa válida y no contribuyeron ni siquiera con sus bienes] a pesar de ser ricos. Ellos prefirieron quedarse con los eximidos, y por ello Allah bloqueó sus corazones y no pueden discernir.

94. Pretendieron excusarse cuando retornasteis a ellos [de la batalla]; ahora diles [¡Oh, Muhammad!]: No os disculpéis pues no os creeremos, Allah ya nos informó sobre vosotros. Allah y Su Mensajero contemplarán lo que hacéis [y ello dejará al descubierto si sois sinceros o no], luego compareceréis ante el Conocedor de lo oculto y lo manifiesto y os informará acerca de vuestras obras.

95. Cuando retornáis a ellos [después de la batalla] os juran por Allah [que no pudieron acompañaros] para que les dispenséis; apartaos de ellos, pues hicieron algo repudiable y su morada será el Infierno como consecuencia de lo que cometieron.

96. Os juran por Allah para que estéis conformes con ellos, pero si vosotros os complacéis sabed que Allah no Se complace con los corruptos.

97. Algunos beduinos son más incrédulos e hipócritas [que los habitantes de las ciudades], y es más comprensible que no conozcan los preceptos que Allah reveló a Su Mensajero. Allah es Omnisciente, Sabio.

98. Entre los beduinos hay quienes consideran que las caridades que hacen son una imposición, y esperan que seáis azotados por infortunios, pero ellos son quienes sufrirán las adversidades. Allah es Omnioyente, Omnisciente.

99. Pero también hay entre ellos quienes creen en Allah y en el Día del Juicio y hacen caridades anhelando acercarse más a Allah y merecer los ruegos del Mensajero. Ciertamente así es cómo lograrán estar más próximos a Allah, y Él les introducirá en Su misericordia; Allah es Absolvedor, Misericordioso.

100. Allah se complace con los primeros que aceptaron el Islam y emigraron [a Medina], con aquellos que les socorrieron, y con todos los que sigan su ejemplo [en la fe y las buenas obras]. Éstos también se complacen con Allah, y Él les ha reservado jardines por donde corren los ríos donde morarán eternamente. Éste es el triunfo grandioso.

101. Entre la gente de Medina y los beduinos que habitan a su alrededor hay hipócritas. Éstos persisten en la hipocresía, tú no les conoces [¡Oh, Muhammad!] pero Nosotros sí les conocemos. Les castigaremos dos veces [una en esta vida con adversidades, y la otra en la tumba], luego [el Día del Juicio] sufrirán un terrible castigo.

102. Otros, en cambio, reconocen sus pecados [y se arrepienten], pues realizaron malas obras que empañaron las buenas. A éstos Allah les aceptará su arrepentimiento; ciertamente Allah es Absolvedor, Misericordioso.

103. Toma [¡Oh, Muhammad!] una parte de sus bienes [como Zakât ] para expurgarles [con ello sus pecados] y purificarles [de la avaricia], y ruega por ellos que ciertamente tus súplicas les transmiten sosiego, y Allah es Omnioyente, Omnisciente.

104. Sabed que Allah acepta el arrepentimiento [sincero] de Sus siervos y sus caridades [y les multiplica su recompensa por ellas]. Él es Indulgente, Misericordioso.

105. Diles [¡Oh, Muhammad! a los hipócritas]: Obrad como queráis, y sabed que Allah, Su Mensajero y los creyentes verán vuestras obras; luego compareceréis ante el Conocedor de lo oculto y lo manifiesto, y Él os informará de cuanto hicisteis.

106. Y aquellos que [se negaron a participar en la expedición de Tabûk sin excusa válida] esperan el designio de Allah, Quien les castigará si no se arrepienten o les perdonará si así lo hacen, y Allah es Omnisciente, Sabio.

107. Quienes [de los hipócritas] construyeron una mezquita para hacer daño, difundir la incredulidad, sembrar la discordia entre los creyentes, y refugiar a quienes combaten a Allah y a Su Mensajero, desde hace tiempo juran que la construyeron para hacer un acto de beneficencia, pero Allah atestigua que mienten.

108. No ores [¡Oh, Muhammad!] en ella nunca, y sabe que una mezquita erigida con piedad desde el primer día [la mezquita de Qubâ' ] es más digna de que ores en ella, pues allí hay hombres que desean purificarse, y Allah ama a quienes se purifican.

109. Quien construye sobre la base de la piedad y la complacencia de Allah es mejor que quien lo hace sobre la orilla de una tierra húmeda a punto de hundirse y precipitarse al fuego del Infierno. Ciertamente Allah no guía a los inicuos.

110. No dejará de sembrar dudas e hipocresía [entre los incrédulos] la mezquita que construyeron hasta que sus corazones se destrocen [y perezcan], y Allah es Omnisciente, Sabio.

111. Ciertamente Allah recompensará con el Paraíso a los creyentes que sacrifican sus vidas y sus bienes combatiendo por la causa de Allah hasta vencer o morir. Ésta es una promesa verdadera que está mencionada en la Torá , el Evangelio y el Corán; y Allah es Quien mejor cumple Sus promesas. Alegraos pues, por este sacrificio que hacéis por Él, y sabed que así obtendréis el triunfo grandioso.

112. Albríciales [¡Oh, Muhammad!] a los creyentes que se arrepientan, adoren a Allah fervientemente, Le glorifiquen, ayunen, se inclinen y se prosternen [en las oraciones], ordenen el bien y prohíban el mal, y respeten Sus preceptos [que ingresarán al Paraíso].

113. No corresponde que el Profeta ni los creyentes pidan perdón por los idólatras aunque se trate de sus parientes, después de que se evidenció que ellos serán castigados en el Infierno.

114. Abraham sólo pidió perdón por su padre porque se lo había prometido, pero luego de evidenciársele que era un enemigo de Allah se desentendió de él; por cierto que Abraham era piadoso y tolerante.

115. Allah jamás desviaría a un pueblo luego de haberlo guiado y transmitido Sus preceptos. Ciertamente Allah es Conocedor de todas las cosas.

116. A Allah pertenece el reino de los cielos y la Tierra , Él da la vida y la muerte; y no tenéis fuera de Allah protector alguno ni defensor.

117. Allah perdonó al Profeta, a los creyentes que habían emigrado y a quienes les socorrieron, cuando le siguieron en los momentos difíciles [de la expedición a Tabûk ], y aceptó el arrepentimiento de quienes estuvieron a punto de flaquear [y abandonar la expedición]. Ciertamente Él es Compasivo y Misericordioso con Sus siervos.

118. Y también aceptó el arrepentimiento de los tres que se negaron a participar [de la expedición]. A éstos les resultó estrecha la Tierra a pesar de su vastedad [por la vergüenza que sentían], sus almas se acongojaron y finalmente comprendieron que no tenían más refugio que Allah. Luego Él les aceptó su arrepentimiento para que se enmendasen; por cierto que Allah es Indulgente, Misericordioso. 119. ¡Oh, creyentes! Temed a Allah, y contaos entre los veraces.

120. No debe la gente de Medina ni los beduinos que habitan a su alrededor negarse a combatir con el Mensajero de Allah [si son convocados] ni preferir sus propias vidas a la de él. Sabed que [los combatientes] no sufrirán sed, cansancio ni hambre mientras luchen por la causa de Allah, y tampoco pisarán terreno alguno que enfurezca a los incrédulos ni les alcanzará alguna hostilidad de los enemigos sin que por ello les sea registrado una obra buena; Allah no deja que se pierda la recompensa de los benefactores.

121. Y no contribuyen mucho o poco, ni atravesarán un valle, sin que les sea registrado [como buena obra], para que así Allah les recompense más de lo que hubieren hecho.

122. No deben salir a combatir todos los creyentes en una expedición. Que de cada región, algunos se queden para instruirse en la religión y así puedan exhortar a su pueblo y a quienes regresen de la batalla; para que de este modo preserven el conocimiento.

123. ¡Oh, creyentes! Combatid a aquellos incrédulos que habitan alrededor vuestro, y que comprueben vuestra severidad. Y sabed que Allah está con los piadosos.

124. Y cuando una sura es revelada, hay entre ellos [los hipócritas] quienes dicen: ¿A quien puede [esta sura] incrementarle su fe? Sabed que a los verdaderos creyentes les aumenta la fe, y se alegran con ello.

125. En cambio, a aquellos cuyos corazones están enfermos [de hipocresía], ésta les aumenta sus dudas, y morirán en la incredulidad.

126. ¿Acaso no ven que son puestos a prueba [con adversidades] cada año una o dos veces? Pero aún así no se arrepienten ni reflexionan.

127. Y cuando una sura [que les exhorta a creer] es revelada se miran unos a otros [insinuando que no obedecerán] y dicen: ¡Si nadie nos ve! Luego se apartan [de la Verdad ]. Ciertamente Allah ya ha apartado sus corazones de la Verdad , y ellos no comprenden.

128. Ciertamente se os ha presentado un Mensajero de entre vosotros que se apena por vuestras adversidades, se preocupa y desea que alcancéis el bien [e ingreséis al Paraíso]; es compasivo y misericordioso con los creyentes.

129. [¡Oh, Muhammad!] Si rechazan [los incrédulos el Mensaje] diles: Me es suficiente con Allah, no hay otra divinidad salvo Él, a Él me encomiendo y Él es el Señor del Trono grandioso.

En Inglés, Transliterado y Arabe