FANDOM


                               Al-Kahf
Revelada en La Meca durante el período medio. Consta de 110 aleyas.
Basmallah

1. ¡Alabado sea Allah! Quien ha revelado a Su siervo el Libro en el que no hay contradicción alguna.

2. Y ha hecho de él un Libro justo para advertir [a los incrédulos] de Su severo castigo [en esta vida y en la otra], y para albriciar a los creyentes que obran rectamente que recibirán una bella recompensa [en el Paraíso];

3. Y que permanecerán allí disfrutándola eternamente.

4. Y [también] para advertir a quienes dicen que Allah ha adoptado un hijo [cristianos, judíos e idólatras];

5. Éstos no poseen ningún fundamento, ni tampoco sus antepasados. ¡Qué graves palabras salen de sus bocas! No dicen sino mentiras.

6. Es posible que te mortifiques porque ellos rechazan y no creen en este Corán.

7. Hemos embellecido cuanto hay en la Tierra para probar quién de ellos obra mejor,

8. Pero luego la convertiremos en un terreno árido.

9. No creas [¡Oh, Muhammad!] que la historia de los jóvenes de la caverna y la inscripción [de sus nombres en una piedra] fueron uno de Nuestros signos más milagrosos.

10. Recuerda cuando los jóvenes se refugiaron en la caverna y dijeron: ¡Señor nuestro! Concédenos Tu misericordia protegiéndonos y haz que nuestra conducta sea recta.

11. Y les hicimos que se durmiesen en la caverna por muchos años.

12. Luego les hicimos despertar para distinguir cuál de los dos grupos [creyentes e incrédulos] calculaba mejor el tiempo que habían permanecido allí.

13. Nosotros te relatamos su verdadera historia: Eran jóvenes que creían en su Señor y por ello les incrementamos su fe,

14. Fortalecimos sus corazones cuando se reunieron [antes de dejar sus hogares y su gente] y dijeron: Nuestro Señor es el Señor de los cielos y de la Tierra. No invocaremos nada fuera de Él, porque ello sería una desviación.

15. Nuestro pueblo ha tomado fuera de Él falsas deidades. ¿Por qué no presentan un fundamento evidente para ello? ¿Acaso hay alguien más inicuo que quien inventa mentiras sobre Allah?

16. [Dijo uno de ellos:] Si os apartáis de ellos y renegáis de cuanto adoran en vez de Allah, refugiaos en la caverna que vuestro Señor os cubrirá con Su misericordia y os secundará.

17. Si hubieras estado presente [¡Oh, Muhammad!] habrías observado cómo el Sol salía a la derecha de la caverna y se ponía a la izquierda, mientras ellos permanecían en un espacio de la misma [protegidos del Sol]. Esto es uno de los signos de Allah. Aquel a quien Allah guíe estará bien encaminado, pero a quien Él extravíe no podrá encontrar nadie que lo guíe.

18. Habrías creído que estaban despiertos, pero estaban dormidos. Les volteábamos hacia la derecha y hacia la izquierda, y su perro estaba con las patas delanteras extendidas en la entrada. Si les hubieras visto habrías huido preso del temor.

19. Y les despertamos para que se preguntaran entre ellos, y uno de los jóvenes dijo: ¿Cuánto tiempo pensáis que hemos permanecido? Respondieron: Permanecimos un día o menos aún. Dijeron: Nuestro Señor sabe mejor cuánto tiempo hemos permanecido. Enviemos a uno de nosotros con nuestro dinero a la ciudad para que busque la mejor comida y nos aprovisione de ella, que se conduzca con sutileza y que no llame la atención de nadie

20. Porque si se enteran de nuestra presencia nos apedrearán o nos obligarán a retornar a su religión, y nunca más triunfaremos.

21. Pero hicimos que los descubrieran para que supieran [los hombres] que la promesa de Allah [del Día de la Resurrección ] es verdadera, y que la Hora del Juicio es indubitable [luego les hicimos morir]. Y los habitantes del pueblo discutieron acerca de qué hacer con ellos; algunos dijeron [los incrédulos]: Construid una pared que bloquee la entrada de la cueva y que Su Señor se encargue de ellos. Pero aquellos cuya opinión prevaleció dijeron: Construyamos sobre ellos un oratorio [para recordar el milagro].

22. Algunos dirán que eran tres y cuatro con su perro. Otros que eran cinco y seis con su perro, conjeturando sobre lo que no sabían. Y otros dirán que eran siete y ocho con su perro. Diles: Mi Señor es Quien sabe exactamente cuántos eran, y sólo pocos lo saben. No profundicéis sobre ellos más de lo que os ha sido revelado, y no consultéis sobre ellos a nadie [de la Gente del Libro, porque éstos os relatarían su historia sin datos ciertos].

23. Y no digas [¡Oh, Muhammad!] acerca de algo: ¡Ciertamente lo haré mañana!

24. Salvo que agregues: ¡Si Allah quiere! Y si te olvidas di: Señor mío facilítame los medios para poder hacerlo.

25. Permanecieron en su caverna trescientos años y nueve más [Esto es porque su estadía fue de trescientos años si se cuenta en el calendario solar, y trescientos nueve en el calendario lunar].

26. Diles: Allah es Quien realmente sabe cuánto permanecieron [y no la Gente del Libro]. Él conoce los secretos de los cielos y de la Tierra ; Él es Omnividente, Omnioyente. Los hombres no tienen protector fuera de Él, y Él no asocia a nadie en Sus decisiones.

27. Recita lo que se te ha revelado del Libro de tu Señor. No hay quien pueda tergiversar Sus palabras, y no encontrarás protector fuera de Él.

28. Reúnete con quienes invocan a su Señor por la mañana y por la tarde anhelando Su rostro [y complacencia]. No te apartes de ellos inclinándote por el encanto de la vida mundanal. No obedezcas a quien hemos hecho que su corazón se olvide de Nosotros, siga sus pasiones y se extralimite en sus acciones.

29. Y diles: La Verdad proviene de vuestro Señor. Quien quiera que crea y quien no quiera que no lo haga. Pero sabed que tenemos preparado para los inicuos un fuego que les rodeará. Cuando sofocados pidan de beber se les verterá un líquido como el metal fundido que les abrasará el rostro. ¡Qué pésima bebida y qué horrible morada!

30. En cambio, quienes crean y obren rectamente sepan que recompensaremos todas sus obras.

31. Ellos alcanzarán los Jardines del Edén por donde corren los ríos. Serán engalanados allí con brazaletes de oro, vestidos con prendas verdes de seda y brocado, y estarán recostados sobre sofás. ¡Qué placentera recompensa y qué bello lugar de descanso!

32. Exponles el ejemplo de dos hombres [uno idólatra desagradecido y otro creyente]. Al incrédulo le concedimos dos viñedos que cercamos con palmeras y pusimos en medio de los dos un sembrado.

33. Ambos viñedos dieron sus frutos sin ninguna pérdida, e hicimos brotar en medio de ellos un río.

34. Su dueño, que poseía abundantes riquezas, conversando con el creyente le dijo: Tengo más riqueza que tú y mi gente es más fuerte.

35. Luego ingresó en su viñedo lleno de soberbia e incredulidad y exclamó: No creo que este viñedo perezca jamás;

36. Tampoco creo que jamás llegue la Hora [del Día del Juicio]. Y si llego a ser resucitado seguro tendré un viñedo mejor que éste.

37. El creyente con quien conversaba le preguntó: ¿No crees en Quien ha creado a tu padre [Adán] de polvo, luego a toda su descendencia de una gota de esperma y te ha dado a ti forma de hombre?

38. En cuanto a mí, creo que Allah es mi Señor y no Le asocio copartícipe alguno.

39. Deberías haber dicho cuando ingresaste a tus viñedos: Esto es lo que Allah ha querido, todo el poder proviene de Allah. Ya ves que poseo menos riqueza e hijos que tú.

40. Pero sabe que mi Señor me concederá algo mejor que tu viñedo [en la otra vida], y es posible que envíe del cielo una lluvia torrencial sobre tus viñedos y los convierta en un lodazal.

41. Y que el agua del río que hay entre ellos sea absorbida por la tierra y no puedas recuperarla.

42. Así fue como fueron destruidos sus frutos, y se golpeaba las manos lamentándose por lo que había invertido en ellos, y ahora estaban devastados. Y decía: No debería haberle asociado copartícipes a mi Señor.

43. No tuvo nadie que pudiera salvarle del designio de Allah ni tampoco pudo defenderse a sí mismo.

44. Allí se evidenció que el verdadero triunfo proviene de Allah, la verdadera divinidad. Él es Quien mejor recompensa, y las obras que se realicen para buscar Su complacencia serán las que tengan mejor final.

45. Exponles el ejemplo de la vida mundanal, y diles que es como el agua que enviamos del cielo, que irriga la vegetación, luego ésta se seca y los vientos la dispersan. Allah tiene poder sobre todas las cosas.

46. Los bienes y los hijos son parte de los encantos de la vida mundanal, [que éstos no os hagan olvidar de lo que Allah ha ordenado. Utilizad bien vuestras riquezas y educad correctamente a vuestros hijos,] pues las obras que a Allah Le complacen son las que perduran y tienen gran recompensa.

47. El día que pulvericemos las montañas y la tierra quede allanada, les congregaremos y nadie se ausentará.

48. Y cuando comparezcan ante tu Señor en fila, se les dirá: Os presentáis ante Nosotros [desnudos] como os creamos al nacer. ¿Acaso pensabais que no os íbamos a juzgar?

49. A cada uno se le expondrá el registro de sus obras, y verás a los pecadores que por temor a su contenido dirán: ¡Ay de nosotros! ¿Qué clase de registro es éste, que no deja nada grande ni pequeño sin enumerar? Encontrarán mencionado todo cuanto hubieren cometido, y tu Señor no oprimirá a nadie.

50. Y cuando dijimos a los Ángeles: Haced una reverencia ante Adán. La hicieron, excepto Iblîs que era uno de los genios y desobedeció la orden de su Señor. ¿Acaso tomáis a él y a sus descendientes como protectores en vez de tomarme a Mí, a pesar de que son vuestros enemigos? ¡Qué mal está lo que hacen los inicuos!

51. Sabed que no les hice testigos [ni a Iblîs ni a su descendencia] de la creación de los cielos y de la Tierra ni tampoco de su propia creación, puesto que no habría de tomar como auxiliadores a quienes desvían a los hombres.

52. El día que se les diga [a los idólatras]: Invocad a aquellos que pretendíais que eran Mis copartícipes. Les invocarán pero ellos no les responderán. Pondremos entre ellos un abismo que les separe.

53. Verán los pecadores el Fuego y sabrán que se precipitarán en él, y no encontrarán escapatoria.

54. Por cierto que expusimos en el Corán todo tipo de ejemplo, pero el hombre es un gran discutidor.

55. Los hombres no creyeron ni se arrepintieron cuando se les presentó la Verdad [el Corán] porque no vieron el castigo que azotó a los pueblos que les precedieron, ni tampoco se enfrentaron con él.

56. No enviamos a los Mensajeros sino como albriciadores y advertidores. Los incrédulos discuten con argumentos falsos para refutar la Verdad y se burlan de Mis signos y advertencias.

57. ¿Acaso hay alguien más inicuo que quien habiéndosele expuesto los signos de su Señor, los niega y se olvida de lo que ha cometido? Hemos cubierto sus corazones y ensordecido sus oídos para que no lo entiendan [al Corán]. Por más que los invites a seguir la guía no se encaminarán jamás.

58. Tu Señor es Absolvedor, Misericordioso. Si les castigara por lo que cometieron les adelantaría el castigo. Pero hemos prefijado para ellos un día del que no podrán escapar.

59. Aquellas naciones predecesoras [como ‘Âd y Zamûd ] las destruimos por su iniquidad, y ya habíamos decretado el día de su destrucción.

60. Y cuando Moisés dijo a su fiel servidor: No desistiré hasta que llegue a la confluencia de los dos mares [donde Allah me ha revelado que encontraré a un siervo Suyo a quien Él ha agraciado con otros conocimientos; y la señal que me indicará el lugar donde le encontraré será que perderemos el pescado que llevamos como provisión], aunque esto me lleve muchos años.

61. Cuando alcanzaron la confluencia se olvidaron del pescado, al que Allah resucitó y emprendió milagrosamente el camino hacia el mar.

62. Y cuando cruzaron más allá [de la confluencia] dijo a su servidor: Trae nuestra comida que nos hemos agotado con este viaje.

63. Dijo: No advertiste que cuando nos refugiamos junto a la roca, allí me olvidé del pescado, y nadie sino Satanás me hizo olvidar que te contara que él saltó y emprendió el regreso hacia el mar milagrosamente.

64. Dijo: Eso es lo que buscábamos, y regresaron sobre lo transitado.

65. Encontraron a uno de Nuestro siervos [ Jidr ] a quien habíamos agraciado con Nuestra misericordia y transmitido algunos conocimientos [que Moisés no poseía]. 66. Moisés le dijo: ¿Puedo seguirte para que me instruyas sobre aquello que se te ha enseñado? 67. Respondió: Tú no podrás soportarlo.

68. ¿Cómo podrías soportar algo que desconoces?

69. Dijo: Verás, si Allah quiere, que lo resistiré y no te desobedeceré.

70. Dijo: Si me sigues, no me preguntes sobre nada hasta que yo no te haga mención de ello.

71. Y partieron hasta que abordaron una embarcación a la que dañó. Dijo [Moisés]: ¿La has dañado para que se ahoguen quienes la abordaron? Has cometido algo asombroso y grave.

72. Dijo: ¿No te había dicho que no lo soportarías?

73. Disculpa mi olvido, y no me impongas una carga muy difícil.

74. Y partieron hasta que se encontraron con un niño al que mató. Dijo [Moisés]: ¿Has matado a una persona inocente sin que él haya matado a nadie? Por cierto que has cometido algo terrible.

75. Dijo: ¿No te había dicho que no lo soportarías?

76. Dijo [Moisés]: Si vuelvo a preguntarte por algo no consientas en que te acompañe. Ya me has disculpado varias veces.

77. Y partieron hasta que llegaron a un pueblo y pidieron a sus habitantes que los alimentaran, pero ellos se negaron a ser hospitalarios. Luego encontraron en el pueblo un muro que estaba a punto de derrumbarse, y lo reconstruyó. Dijo [Moisés]: Si hubieras querido, podrías haber pedido una paga por ello.

78. Dijo: Aquí nos separamos. Pero te informaré acerca de aquello que no pudiste soportar.

79. En cuanto a la embarcación, pertenecía a unos pobres que trabajaban en el mar y quise averiarla porque detrás de ellos venía un rey que se apoderaba por la fuerza de todas las naves que estuvieran en perfectas condiciones.

80. En cuanto al niño, sus padres eran creyentes y supimos que él les induciría al desvío y la incredulidad.

81. Quiso su Señor concederles en su lugar otro hijo más puro y benevolente.

82. En cuanto al muro, pertenecía a dos jóvenes huérfanos del pueblo. Había debajo de él un tesoro que les pertenecía. Su padre había sido un hombre piadoso y tu Señor quiso que cuando alcanzaran la madurez encontrasen el tesoro, como una misericordia de tu Señor. Yo no lo hice por propia iniciativa. Ésta es la razón de aquello que no pudiste soportar.

83. Te preguntan acerca de Dhul Qarnein . Diles: Voy a relataros una parte de su historia.

84. Le habíamos concedido poder en la Tierra y le facilitamos todos los medios para ello.

85. Él emprendió un camino.

86. Hasta alcanzar la parte más occidental del continente donde vio que el Sol se ocultaba en un mar cálido, y encontró allí un pueblo. Le inspiramos: ¡Oh, Dhul Qarnein ! Puedes castigarles o tratarles con benevolencia.

87. Dijo: A quien haya sido opresor le castigaremos y luego deberá comparecer ante su Señor, Quien le infligirá un castigo severo [el Día del Juicio].

88. En cambio, a quien crea y obre piadosamente se le concederá una bella recompensa y lo trataremos amablemente.

89. Luego siguió otro rumbo.

90. Hasta alcanzar el lugar más oriental del continente donde vio que el Sol salía sobre un pueblo al que no habíamos concedido resguardo para protegerse de él.

91. Así fue, porque Nosotros tenemos total conocimiento de ese pueblo.

92. Luego siguió su rumbo.

93. Hasta llegar a un valle entre dos montañas donde encontró un pueblo que apenas comprendía sus palabras.

94. Dijeron: ¡Oh, Dhul Qarnein ! Por cierto que Gog y Magog corrompen la Tierra. ¿Quieres que te paguemos a cambio de que levantes una muralla entre ellos y nosotros?

95. Les dijo: El poderío que me concedió mi Señor es preferible [a lo que me podáis ofrecer]. Ayudadme y erigiré una muralla entre vosotros y ellos.

96. Traedme vigas de hierro hasta cubrir el espacio de las dos montañas, y dijo: Soplad, hasta llevarlo al rojo vivo; y agregó: Traedme cobre fundido para derramarlo encima.

97. Y [Gog y Magog] no pudieron escalarla, ni tampoco perforarla.

98. Dijo [ Dhul Qarnein ]: Ésta es una misericordia de mi Señor, pero cuando llegue la promesa de mi Señor [próximo al Día del Juicio] la reducirá a polvo. Y la promesa de mi Señor es verdadera.

99. Ese día dejaremos que surjan [Gog y Magog] a la humanidad [y la corrompan], luego será tocada la trompeta y los congregaremos a todos.

100. Ese día expondremos el Infierno a los incrédulos.

101. Aquellos que tenían sus ojos velados a Mi recuerdo [el Corán] no pudieron comprenderlo.

102. ¿Acaso piensan los incrédulos que podrán tomar a Mis siervos como protectores en Mi lugar? Tenemos preparado el Infierno como castigo para los incrédulos.

103. Diles: ¿Queréis que os informemos de quiénes son los más perdedores por sus obras?

104. Aquellos cuyos afanes se malograron en la vida mundanal mientras creían haber obrado el bien.

105. Son quienes no creen en los signos de su Señor ni en la comparecencia ante Él. Sus obras habrán sido en vano y el Día de la Resurrección no tendrán peso en la balanza.

106. Recibirán el Infierno como castigo por su incredulidad y por haberse burlado de Mis signos y de Mis Mensajeros.

107. Por cierto que quienes hayan creído y obrado rectamente tendrán como morada los jardines del Paraíso.

108. Allí vivirán eternamente y no desearán cambio alguno [en su suerte].

109. Diles: Si el mar fuese tinta para escribir las Palabras de mi Señor, se agotaría antes de que se agotaran las Palabras de mi Señor, aunque se trajese otro mar de tinta.

110. Diles: Yo no soy más que un hombre a quien se le ha revelado que sólo debéis adorar a Allah, vuestra única divinidad. Quien anhele la comparecencia ante su Señor que realice obras piadosas y que no adore a nadie más que a Él.

En Inglés, Transliterado y Arabe