FANDOM


                                 Al-Baqarah
Sura revelada en Medina durante los primeros años de la hégira, antes de la batalla de Badr. 
Toma su nombre, como muchas otras, de un pasaje de la misma. Esta sura podría considerarse una síntesis del Corán,
ya que contiene todos los principios esenciales del Islam, además de exponer la mayor parte de su legislación. 
Concluye con la declaración del carácter universal del Islam. 
Consta de 286 aleyas. 
Basmallah

1. Alif . Lâm . Mîm . [Éstas son letras del alfabeto árabe que aparecen en el comienzo de algunas suras. Los exegetas del Corán han citado distintas interpretaciones, pero Allah sabe más sobre su verdadero significado.]

2. Este Libro [el Corán], del cual no hay duda [que sea la Verdad proveniente de Allah], es una guía para los piadosos;

3. Aquellos que creen en lo oculto [lo que no han visto: Allah, los Ángeles, los Libros Sagrados revelados anteriormente, los Profetas predecesores, el Día de la Resurrección y el Designio Divino], practican la oración prescrita y dan en caridad parte de lo que Allah les ha proveído,

4. Creen en lo que te ha sido revelado [¡Oh, Muhammad!] y en lo que fue revelado anteriormente, y están convencidos de la existencia de la otra vida.

5. Esos son quienes siguen la guía de tu Señor y quienes triunfarán.

6. Por cierto, que a los incrédulos les da lo mismo que les adviertas o no. No creerán.

7. Allah ha sellado sus corazones y sus oídos, sus ojos están tapados y recibirán un castigo terrible.

8. Entre los hombres hay [hipócritas] quienes dicen: Creemos en Allah y en el Último Día, pero en verdad no creen.

9. Pretenden engañar a Allah y también a los creyentes pero, sin advertirlo, sólo se engañan a sí mismos.

10. Sus corazones están enfermos [de duda e hipocresía] y Allah agravará aún más su enfermedad. Sufrirán un castigo doloroso por haber mentido.

11. Cuando se les dice: ¡No corrompáis en la Tierra ! Responden: Somos nosotros quienes procuramos establecer el bienestar en ella.

12. ¿Acaso no son ellos los corruptores? Pero no se dan cuenta.

13. Cuando se les dice: ¡Creed como creen los hombres! Responden: ¿Es que vamos a creer como lo hacen los necios? ¿Acaso no son ellos los necios? Pero no lo saben.

14. Cuando se encuentran con los creyentes dicen: ¡Creemos!, pero cuando están a solas con sus demonios [líderes de la hipocresía e incredulidad] les afirman: ¡Estamos con vosotros, sólo nos burlábamos!

15. Allah se burlará de ellos y dejará que permanezcan desorientados en su extravío.

16. Estos son quienes trocaron el camino recto por el desvío, porque no seguían la guía, y su negocio no les resultó provechoso.

17. Su situación se asemeja a la de quienes encienden fuego, y cuando éste alumbra a su alrededor, Allah les quita su luz dejándoles en tinieblas sin poder ver.

18. Son sordos, mudos y ciegos, y no volverán al buen camino.

19. O a la de quienes al ser azotados por una lluvia torrencial cargada de tinieblas, truenos y relámpagos, se tapan los oídos con sus dedos al caer los rayos por temor a la muerte. Y por cierto que Allah rodea a los incrédulos.

20. Los relámpagos casi ciegan sus ojos. Cuando les iluminan caminan a su luz, y cuando la oscuridad vuelve sobre ellos se detienen. Y si Allah hubiese querido les habría ensordecido y cegado. Ciertamente, Allah tiene poder sobre todas las cosas.

21. ¡Oh, humanos! Adorad a vuestro Señor Quien os creó a vosotros y a quienes os precedieron, para que así seáis piadosos.

22. Él hizo de la Tierra un lugar habitable para vosotros y del cielo un techo, e hizo descender la lluvia del cielo con la que hace brotar frutos para vuestro sustento. No asociéis, pues, copartícipes a Allah, siendo que sabéis [que Él es el único Creador].

23. Si dudáis de lo que le hemos revelado a Nuestro siervo [Muhammad] traed una sura similar, y recurrid para ello a quienes tomáis por salvadores en lugar de Allah, si es que decís la verdad.

24. Si no lo hacéis, y por cierto que no podréis hacerlo, guardaos del fuego que ha sido preparado para los infieles y cuyo combustible serán hombres y piedras.

25. Y albricia [¡Oh, Muhammad!] a los creyentes que obran correctamente que tendrán como recompensa jardines por donde corren los ríos. Cuando vean los frutos que allí se les sustentan dirán: Esto es lo que nos fue proveído anteriormente, pero sólo serán similares en apariencia. También tendrán esposas puras, y morarán allí eternamente.

26. Allah no se avergüenza de poner como ejemplo a un mosquito o algo aún más insignificante. Los creyentes saben que ello es una verdad proveniente de su Señor, pero en cambio los incrédulos dicen: ¿Qué pretende Allah con este ejemplo? Así es como Él extravía a muchos hombres y guía a otros, pero no extravía sino a los rebeldes;

27. Aquellos que no cumplen con el pacto establecido con Allah luego de haberlo celebrado, rompen los lazos familiares que Allah ordenó respetar y corrompen en la Tierra. Ésos son los perdedores.

28. ¿Cómo osáis no creer en Allah siendo que no existíais y Él os dio la vida, luego os hará morir y finalmente os resucitará y a Él seréis retornados?

29. Él es Quien creó para vosotros todo cuanto hay en la Tierra , luego se propuso la creación del cielo e hizo de éste siete cielos [superpuestos]; y Él es conocedor de todas las cosas.

30. Y cuando tu Señor le dijo a los Ángeles: He de establecer una generación tras otra [de hombres] en la Tierra , dijeron: ¿Pondrás en ella quien la corrompa [desbastándola] y derrame sangre siendo que nosotros te alabamos y santificamos? Dijo: En verdad Yo sé lo que vosotros ignoráis.

31. Y enseñó a Adán los nombres de todas las cosas, luego se las expuso a los Ángeles y dijo: Decidme sus nombres, si es que decís la verdad.

32. Dijeron: ¡Glorificado seas! No tenemos más conocimiento que el que Tú nos has concedido, Tú eres Omnisciente, Sabio.

33. Dijo: ¡Oh Adán! Infórmales sus nombres. Y cuando les hubo informado sus nombres, Allah dijo: ¿Acaso no os he dicho que conozco lo oculto de los cielos y de la Tierra , y sé lo que manifestáis y lo que ocultáis?

34. Y cuando dijimos a los Ángeles: ¡Haced una reverencia ante Adán! La hicieron excepto Iblîs [quien hasta entonces se encontraba adorando a Allah con los Ángeles por su grado de piedad], se negó y se ensoberbeció, convirtiéndose en incrédulo.

35. Dijimos: ¡Oh, Adán! Habita con tu esposa en el Paraíso, y comed cuanto deseéis de lo que hay en él, mas no os acerquéis a este árbol, pues de hacerlo os contaríais entre los inicuos.

36. Pero Satanás les hizo caer [en la desobediencia] alejándoles del goce en el que se encontraban. Y les dijimos: ¡Descended! Seréis enemigos unos de otros; y en la Tierra encontraréis una morada y deleite por un tiempo.

37. Y le fueron inspiradas a Adán unas palabras de su Señor [una súplica con la que rogó] y Él le absolvió, pues Él es Indulgente, Misericordioso.

38. Dijimos: ¡Descended de él [y habitad vosotros y toda vuestra descendencia en la Tierra ]! Cuando sea que os llegue de Mí una guía, quienes sigan Mi guía no temerán ni se entristecerán.

39. Y quienes no crean y desmientan Mis signos serán los condenados al Fuego, donde morarán eternamente.

40. ¡Oh, Hijos de Israel [se refiere a los descendientes del Profeta Jacob]! Recordad las mercedes con las que os agracié, y cumplid con vuestro compromiso que Yo cumpliré con el Mío, y temedme sólo a Mí.

41. Y creed en lo que revelé en confirmación de lo que habíais recibido [ la Torá y el Evangelio] y no seáis los primeros incrédulos. No cambiéis Mis preceptos por un vil precio, y temedme sólo a Mí.

42. Y no mezcléis la verdad con lo falso, ni ocultéis la verdad que conocéis.

43. Observad la oración prescrita, pagad el Zakât [contribución destinada a mejorar la condición de ciertos sectores de la sociedad que deben dar aquellos cuyos bienes alcanzan un monto determinado] y prosternaos con los orantes.

44. ¿Acaso ordenáis la piedad a los hombres y os olvidáis de practicarla vosotros mismos, siendo que leéis el Libro [ la Torá ]? ¿Es que no razonáis?

45. Socorreos con la paciencia y la oración. Por cierto que la práctica de la oración es difícil, excepto para los piadosos;

46. Aquellos que tienen certeza del encuentro con su Señor y de la comparecencia ante Él.

47. ¡Oh, hijos de Israel! Recordad las mercedes con las que os agracié y cómo os distinguí entre vuestros contemporáneos.

48. Y temed el día en que ningún alma pueda beneficiarse con otra, ni se acepte intercesión o compensación alguna, y nadie sea auxiliado.

49. Y [recordad] cuando os salvamos de las huestes del Faraón, quienes os sometían a crueles castigos; degollaban a vuestros hijos varones y dejaban con vida a vuestras mujeres. En esto había una dura prueba de vuestro Señor para vosotros.

50. Y separamos el mar y os salvamos, ahogando a las huestes del Faraón, y vosotros mismos lo contemplasteis.

51. Y citamos a Moisés durante cuarenta noches, y cuando se ausentó tomasteis el becerro, obrando inicuamente.

52. Luego de esto os perdonamos para que fuerais agradecidos.

53. Y le concedimos a Moisés el Libro [ la Torá ] y el discernimiento para que os encaminaseis.

54. Y cuando Moisés dijo a su pueblo: ¡Oh, pueblo mío! Ciertamente habéis sido injustos con vosotros mismos al tomar el becerro [como objeto de adoración]. Arrepentíos ante vuestro Señor y mataos unos a otros [ejecutando a quienes adoraron el becerro]. Ello será lo mejor para vosotros ante vuestro Creador. Así os perdonará, pues Él es Indulgente, Misericordioso.

55. Y cuando dijisteis: ¡Oh, Moisés! No creeremos en ti hasta que veamos a Allah en forma manifiesta. Entonces os azotó un rayo, y pudisteis contemplar lo que os aconteció.

56. Luego de haber muerto os resucitamos para que fueseis agradecidos.

57. Y extendimos nubes sobre vosotros y os enviamos el maná y las codornices. Comed de las cosas buenas que os hemos provisto; y no es a Mí a quien oprimían sino que se oprimían a sí mismos.

58. Y cuando dijimos: Entrad en esta ciudad [Jerusalén] y comed de ella cuanto deseéis, entrad por la puerta prosternándoos y decid rogando: ¡Absuélvenos! Que os perdonaremos vuestros pecados, y les concederemos aún más a los benefactores.

59. Pero los inicuos obraron contrariamente a lo que se les ordenó, e hicimos bajar un castigo del cielo sobre ellos por su rebeldía.

60. Y cuando Moisés rogó a su Señor agua para que bebiera su pueblo, le dijimos: ¡Golpea con tu vara la roca! Entonces brotaron de ella doce manantiales, y supo la gente cual era su abrevadero. Comed y bebed del sustento de Allah y no obréis mal en la Tierra , corrompiéndola.

61. Y cuando dijisteis: ¡Oh, Moisés! No podremos seguir tolerando una sola clase de alimento, invoca a tu Señor por nosotros para que nos agracie con lo que brota de la tierra: sus verduras, pepinos, ajos, lentejas y cebollas. Dijo: ¿Es que queréis cambiar lo mejor por lo peor? Dirigíos a Egipto que allí tendréis lo que pedís. Y les azotó la humillación y la miseria, e incurrieron en la ira de Allah. Esto porque no creyeron en los signos y preceptos de Allah, mataron a los Profetas injustamente, se rebelaron y transgredieron la ley.

62. Por cierto que quienes creyeron [en los Mensajes que trajeron los Profetas anteriores a Moisés], los judíos, los cristianos y los sabeos que hayan tenido fe en Allah y en el Día del Juicio, y hayan obrado correctamente tendrán su recompensa junto a su Señor, y no temerán ni se entristecerán.

63. Y cuando celebramos un pacto con vosotros y elevamos el monte por encima vuestro [para atemorizaros, y os dijimos:] Aferraos con fuerza a lo que os hemos dado [ la Torá ] y recordad lo que hay en ella, que así seréis piadosos.

64. Pero después os volvisteis atrás, y si no fuera por la gracia y misericordia de Allah sobre vosotros os habríais contado entre los perdedores.

65. Por cierto que sabéis acerca de lo ocurrido a quienes transgredieron el sábado: Les convertimos en monos despreciables.

66. Hicimos de ello un escarmiento para sus contemporáneos y la posteridad, y motivo de reflexión para los piadosos.

67. Y cuando Moisés dijo a su pueblo: Allah os ordena sacrificar una vaca. Dijeron: ¿Acaso te burlas de nosotros? Dijo: ¡Qué Allah me proteja de contarme entre los ignorantes!

68. Dijeron: Pide a tu Señor que nos indique cómo debe ser. Dijo: Allah dice que no debe ser una vaca ni vieja ni joven, sino de edad mediana; haced lo que se os ordena.

69. Dijeron: Pide a tu Señor que nos indique de qué color debe ser. Dijo: Él dice que es una vaca amarillenta, de color intenso que agrada a quienes la contemplan.

70. Dijeron: Invoca a tu Señor para que nos indique cómo debe ser, porque todas las vacas nos parecen iguales; y si Allah quiere nos contaremos entre quienes siguen la guía.

71. Dijo: Él dice que debe ser una vaca que no haya sido utilizada para arar la tierra ni regar el campo, sana y sin manchas. Dijeron: Ahora has dicho la verdad. Y la degollaron, aunque estuvieron a punto de no hacerlo.

72. Y [recordad] cuando matasteis un hombre y disputasteis [acerca del criminal], Allah reveló lo que ocultabais.

73. Entonces dijimos: Golpead a la víctima con una parte de ella [de la vaca sacrificada]. Así resucita Allah a los muertos y os muestra Sus milagros para que razonéis.

74. Luego se endurecieron vuestros corazones como piedras, o más duros aún, porque de algunas piedras brotan ríos, otras se parten y surge de ella agua, y otras se derrumban por temor a Allah; y Allah no está desatento de cuánto hacéis.

75. ¿Acaso pretendéis [¡Oh, creyentes!] que os crean, siendo que algunos de quienes oyeron la Palabra de Allah [ la Torá ] la alteraron intencionalmente después de haberla comprendido?

76. Y cuando se encuentran con los creyentes dicen: ¡Creemos!, pero cuando se quedan a solas entre ellos dicen: ¿Acaso vais a contarles lo que Allah ha revelado para que puedan argumentar con ello contra vosotros ante vuestro Señor? ¿Es que no razonáis?

77. ¿Es que no saben que Allah conoce lo que ocultan y lo que manifiestan?

78. Entre ellos hay ignorantes que no conocen el Libro salvo algunos relatos, y no hacen sino conjeturar.

79. ¡Ya verán los que escriben el Libro con sus manos y luego dicen: Esto proviene de Allah, para venderlo a vil precio! ¡Ya verán las consecuencias de lo que escribieron con sus propias manos! ¡Pobre de ellos por lo que cometieron!

80. Dicen: El fuego no nos quemará sino días contados. Di: ¿Acaso habéis hecho un pacto con Allah? Sabed pues, que Allah no faltará a su pacto. ¿O decís de Allah lo que ignoráis?

81. ¡Claro que mienten! Quienes hayan cometido muchos pecados, a tal punto de ser sitiados por ellos, serán los moradores del Fuego, en el que sufrirán eternamente.

82. Mas quienes hayan creído y obrado rectamente serán los moradores del Paraíso donde vivirán eternamente.

83. Y cuando concertamos el pacto con los Hijos de Israel [y les dijimos:] No adoréis sino a Allah, sed benévolos con vuestros padres y parientes, con los huérfanos y los pobres, hablad cortésmente, haced la oración prescrita y pagad el Zakât ; luego volvisteis la espalda salvo unos pocos, y os apartasteis.

84. Y cuando os pedimos que os comprometierais a no mataros unos a otros ni expulsaros de vuestros hogares, lo aceptasteis y fuisteis testigos de ello.

85. Luego fuisteis vosotros quienes os matasteis y expulsasteis a algunos de los vuestros de sus hogares, y os aliasteis para ello en el pecado y la enemistad. Pero si alguno de los vuestros caía cautivo pagabais su rescate, siendo que anteriormente lo habíais combatido y destruido su hogar, a pesar de que os estaba vedada su expulsión. ¿Acaso tomáis una parte del Libro [pagando rescate por los cautivos] y otra no [matando y expulsándoos unos a otros]? ¿Cuál es la consecuencia de quienes obren así sino la humillación en la vida mundanal y el más severo castigo el Día de la Resurrección ? Allah no está desatento de cuánto hacéis.

86. Esos son quienes prefirieron la vida mundanal a cambio de la otra, y no se les aliviará el castigo ni tendrán salvadores.

87. Y revelamos a Moisés el Libro, y después de él enviamos Mensajeros, y concedimos a Jesús, el hijo de María, pruebas evidentes y le fortalecimos con el Espíritu Santo [el Ángel Gabriel]. ¿Es que cada vez que se os presentaba un Mensajero que no satisfacía vuestros deseos os ensoberbecíais y desmentíais a unos, y a otros les matabais?

88. Y decían: Nuestros corazones están endurecidos. Allah les maldijo por su incredulidad. ¡Poco es lo que creen!

89. Y cuando les llegó [a los judíos] el Libro de Allah [el Corán] que confirmaba lo que ya tenían [en la Torá ], a pesar que imploraban el auxilio contra los incrédulos, cuando se les presentó [el Mensajero] que ya conocían, no creyeron en él. ¡La maldición de Allah sea sobre los incrédulos!

90. ¡Qué mal que obraron al no creer en lo que Allah reveló por envidia, pues Allah favoreció a quien quiso de Sus siervos, incurriendo repetidamente en su ira! Y los incrédulos tendrán un castigo degradante.

91. Y cuando se les dice: Creed en lo que Allah ha revelado, responden: Creemos en lo que Allah nos reveló pero no en lo que vino después, a pesar de ser la Verdad que corrobora lo que tienen. Di: ¿Por qué, si erais creyentes, asesinasteis a los Profetas de Allah?

92. Por cierto que se os presentó Moisés con pruebas evidentes, pero adorasteis el becerro obrando inicuamente.

93. Y cuando concertamos con vosotros el pacto y levantamos el monte encima vuestro [dijimos:] Aferraos con fuerza a lo que os hemos dado y escuchad. Dijeron: Oímos y desobedecemos. Y como castigo a su incredulidad quedaron sus corazones embebidos de amor por el becerro. Diles [¡Oh, Muhammad!]: ¡Qué pésimo es lo que vuestra fe os ordena, si es que sois creyentes!

94. Diles: Si creéis que el Paraíso de Allah es exclusivo para vosotros, entonces desead la muerte si sois veraces.

95. Pero no la desearán nunca por lo que cometieron, y Allah bien conoce a los inicuos.

96. Encontrarás que [los judíos] son los más aferrados a la vida mundanal, más aún que los idólatras. Algunos de ellos quisieran vivir mil años pero eso no les librará del castigo, y Allah sabe cuanto hacen.

97. Dile [¡Oh, Muhammad!] a quien sea enemigo del Ángel Gabriel que él es quien trajo la revelación a tu corazón con la anuencia de Allah, confirmando los Mensajes anteriores, como guía y albricia para los creyentes.

98. Quien sea enemigo de Allah, de Sus Ángeles, de Sus Mensajeros, del Ángel Gabriel y del Ángel Miguel, pues ciertamente Allah es enemigo de los incrédulos.

99. Y te hemos revelado [¡Oh, Muhammad!] signos evidentes, y sólo los desviados los niegan.

100. ¿Es que siempre que realizan un pacto un grupo de ellos lo quebranta? Pero su mayoría no cree.

101. Y cuando se les presentó [a los judíos] el Mensajero de Allah corroborando lo que ya se les había revelado [ La Torá ], algunos arrojaron el Libro de Allah a sus espaldas sin saber lo que hacían.

102. Y creían [los judíos] lo que inventaron los demonios acerca del reinado de Salomón [diciendo que había llegado al mismo por medio de la brujería]. Sabed que Salomón no cayó en la incredulidad [la brujería] y que eran los demonios quienes enseñaban a los hombres la brujería y la magia que transmitieron los Ángeles Hârût y Mârût en Babel. Pero éstos no le enseñaban a nadie sin antes advertirle que se trataba de una tentación, y que quien la aprendiera caería en la incredulidad. Aprendían de ellos como separar al hombre de su esposa, pero en verdad no podían engañar a nadie si Allah no lo permitía. Aprendían lo que les perjudicaba y no les beneficiaba, y sabían que quien accedía a la magia y la brujería no tendría éxito en la otra vida. ¡Qué mal hicieron en vender sus almas!

103. Si hubieran creído y temido a Allah, pues ciertamente la recompensa de Allah es mejor, si supieran.

104. ¡Oh, creyentes! No digáis: Râ‘ina [que en árabe significa: cuídanos, y en hebreo era un insulto que los judíos utilizaban para burlarse del Profeta] sino: Obsérvanos, y obedeced. Y por cierto que los incrédulos recibirán un castigo doloroso.

105. Desean los incrédulos de la Gente del Libro [judíos y cristianos] y los idólatras que no os descienda ningún bien de vuestro Señor, pero Allah distingue con Su misericordia a quien Él quiere; y Allah es el poseedor del favor inmenso.

106. No abrogamos ninguna ley ni la hacemos olvidar sin traer otra mejor o similar. ¿Acaso no sabes que Allah tiene poder sobre todas las cosas?

107. ¿No sabes que a Allah pertenece el reino de los cielos y de la Tierra , y que no tenéis protector ni salvador excepto Allah?

108. ¿Acaso queréis cuestionar a vuestro Mensajero como también lo hicieron con Moisés? Quien trueque la fe por la incredulidad se habrá extraviado del camino recto.

109. Muchos de la Gente del Libro quisieran que renegaseis de vuestra fe y volvieseis a ser incrédulos por envidia hacia vosotros, después de habérseles evidenciado la Verdad. Pero perdonadlos y disculpadlos hasta que Allah decida sobre ellos. En verdad, Allah tiene poder sobre todas las cosas.

110. Haced la oración prescrita y pagad el Zakât , y el bien que hagáis será para vuestro beneficio, y su recompensa la encontraréis junto a Allah. En verdad, Allah sabe cuánto hacéis.

111. Y dicen [ la Gente del Libro]: Sólo entrará al Paraíso quien sea judío o cristiano. Esos son sus deseos. Diles: Traed vuestro fundamento, si es que decís la verdad.

112. No es así, quienes se entreguen a Allah y sean benefactores tendrán su recompensa junto a su Señor, y no temerán ni se entristecerán.

113. Dicen los judíos: Los cristianos carecen de fundamentos, y los cristianos dicen: Los judíos carecen de fundamentos, siendo que ellos leen el Libro. Así dijeron quienes no sabían. Allah juzgará entre ellos el Día de la Resurrección sobre lo que discrepaban.

114. ¿Acaso existe alguien más inicuo que quienes prohíben que en las mezquitas de Allah se mencione Su nombre y pretenden destruirlas? Estos son quienes deben entrar en ellas con temor [al castigo de Allah]. Serán humillados en este mundo y en la otra vida recibirán un castigo terrible.

115. A Allah pertenece tanto el oriente como el occidente, y dondequiera que dirijáis vuestros rostros, allí está el de Allah [Quien os observa]. Allah es Vasto, Omnisciente.

116. Dicen: Allah ha tenido un hijo. ¡Glorificado sea! Suyo es cuanto hay en los cielos y en la Tierra , todo está sometido a Él.

117. Originador de los cielos y la Tierra , cuando decide una cosa dice: ¡Sé!, y es.

118. Y dicen los que no saben: ¿Por qué no nos habla Allah o nos da una señal? Así dijeron quienes les precedieron; sus corazones se semejan. Hemos evidenciado los signos a quienes creen con certeza.

119. Ciertamente te hemos enviado con la Verdad , como albriciador y amonestador, y no se te pedirá que des cuenta por los condenados al Fuego Infernal.

120. Y no estarán de ti satisfechos los judíos ni los cristianos mientras no sigas su religión. Di: La guía de Allah es la verdadera guía. Ciertamente, si siguieras sus deseos luego de haberte llegado el conocimiento, no tendrías protector ni auxiliador fuera de Allah.

121. Aquellos a quienes concedimos el Libro lo leen debidamente y ponen en práctica sus preceptos; ellos son los que creen en él. Y quienes lo nieguen serán los perdedores.

122. ¡Oh, Hijos de Israel! Recordad las mercedes con que os agracié, y también que os distinguí entre vuestros contemporáneos.

123. Y temed el día que ningún alma pueda beneficiarse de otra, no se acepte compensación ni intercesión alguna, y nadie sea auxiliado.

124. Y cuando Abraham fue puesto a prueba por su Señor con unas órdenes, las cumplió. Dijo [Allah]: Haré de ti un guía ejemplar para los hombres. Preguntó: ¿Y de mis descendientes también? Dijo Allah: Mi pacto [la profecía] no incluye a los inicuos.

125. Recordad cuando hicimos de La Casa [ la Ka ‘bah ] un lugar de reunión y seguridad para los hombres. Tomad el sitial de Abraham como oratorio [rezad detrás de la piedra sobre la cual se paró el Profeta Abraham mientras construía la Ka ‘bah ]. Y le inspiramos a Abraham e Ismael que purifiquen Mi Casa para quienes la circunvalen, hagan retiro y oren en ella.

126. Y cuando Abraham dijo: ¡Señor mío! Haz a esta ciudad [La Meca] un lugar seguro y agracia a sus pobladores que crean en Allah y en el Día del Juicio con sus frutos. Dijo Allah: Al que no crea le dejaré disfrutar un tiempo, después lo conduciré por la fuerza al castigo del Fuego. ¡Qué pésimo destino!

127. Y cuando Abraham e Ismael levantaron los cimientos de La Casa dijeron: ¡Oh, Señor! Acepta nuestra obra, Tú eres Omnioyente, Omnisciente.

128. ¡Señor nuestro! Aumenta nuestro sometimiento a Ti, y haz que nuestra descendencia sea una comunidad también sometida a Ti. Enséñanos nuestros ritos para la peregrinación, y acepta nuestro arrepentimiento; ciertamente Tú eres Indulgente, Misericordioso.

129. ¡Señor nuestro! Haz surgir de entre ellos [nuestra descendencia] un Mensajero que les recite Tus preceptos y les enseñe el Libro y la sabiduría, y los purifique. En verdad, Tú eres Poderoso, Sabio.

130. ¿Y quién reniega de la religión de Abraham sino el de espíritu necio? Le elegimos en este mundo, y en el otro se contará entre los justos.

131. Y cuando le dijo su Señor: Entrégate [a Mí con total sinceridad], exclamó: Me entrego al Señor del Universo.

132. Y recomendó Abraham lo mismo a sus hijos y Jacob a los suyos diciendo: ¡Oh, hijos míos! Allah os ha elegido esta religión y no muráis sino sometidos a Él.

133. Es que fuisteis testigos de cuando le llegó a Jacob la muerte y dijo a sus hijos: ¿Qué adoraréis después de mí? Dijeron: Adoraremos lo que tú y tus padres: Abraham, Ismael e Isaac adoraban, la Única divinidad y a Él nos someteremos.

134. Aquella nación pereció y recibió lo que había merecido, y vosotros recibiréis lo que merezcáis, y no se os preguntará por lo que ellos hicieron.

135. Dijeron [ la Gente del Libro]: Sed judíos o cristianos, que así os encaminaréis. Diles: ¡No! Seguimos la religión de Abraham, el monoteísta, quien no se contaba entre quienes atribuían copartícipes a Allah.

136. Decid: Creemos en Allah y en lo que nos fue revelado, en lo que reveló a Abraham, a Ismael, Isaac, Jacob y las doce tribus [descendientes de los hijos de Jacob], y lo que reveló a Moisés, Jesús y a los Profetas. No discriminamos entre ellos, y nos sometemos a Él.

137. Así pues, si creen en lo mismo que vosotros habrán seguido la buena guía; y si vuelven sus espaldas, por cierto que estarán en una gran discrepancia. Allah bastará contra ellos. Él es Omnioyente, Omnisciente.

138. Nuestra religión es la de Allah. ¿Y qué mejor religión que la de Allah? Y nosotros Le adoramos.

139. Di: ¿Acaso discutís con nosotros acerca de Allah, siendo que Él es nuestro Señor y el vuestro? Nosotros responderemos por nuestras obras y vosotros por las vuestras, y Le adoramos con sinceridad.

140. ¿O diréis que Abraham, Ismael, Isaac, Jacob y las doce tribus fueron judíos o cristianos? Di: ¿Acaso vosotros sabéis más que Allah? ¿Existe alguien más inicuo que quien oculta la Verdad procedente de Allah? Allah no está desatento de lo que hacéis.

141. Aquella nación pereció y recibió lo que había merecido, y vosotros recibiréis lo que merezcáis, y no se os preguntará por lo que ellos hicieron.

142. Dirán los tontos de entre los hombres: ¿Qué les hizo cambiar la Qiblah [orientación en la oración] hacia la que se dirigían [Jerusalén]? Diles: A Allah pertenece el oriente y el occidente, y Él guía a quien quiere hacia el sendero recto.

143. Hicimos de vosotros una comunidad moderada y justa, a fin de que fuerais testigos ante la humanidad [de la llegada de los Profetas anteriores], y fuera el Mensajero vuestro testigo. No establecimos la Qiblah a la cual te orientabas sino para distinguir quien seguía al Mensajero y quien le daba la espalda. Esto fue algo difícil, salvo para aquellos a quienes Allah guió, y Él no dejará de recompensaros por vuestra fe [las oraciones que realizasteis antes del cambio de la Qiblah ]. Ciertamente Allah es Compasivo y Misericordioso con los hombres.

144. Vemos que vuelves tu rostro hacia el cielo. Te orientaremos a una dirección [ Qiblah ] que te agrade; oriéntate, pues, hacia la Mezquita Sagrada [La Meca]. Y dondequiera que estéis, orientaos hacia ella. La Gente del Libro sabe que es la Verdad de su Señor. Y Allah no está desatento de lo que hacen.

145. Y aunque te presentes ante la Gente del Libro con todas las evidencias, no seguirán tu Qiblah ni tú seguirás la de ellos, ni seguirán los unos la Qiblah de los otros; y si siguieras sus deseos luego de lo que se te ha revelado te contarías entre los inicuos.

146. Aquellos a quienes concedimos el Libro [judíos y cristianos] conocen al Mensajero como conocen a sus propios hijos, y por cierto que algunos de ellos, a pesar de saberlo, ocultan la verdad.

147. La Verdad proviene de tu Señor, no seas pues, de los que dudan.

148. Y todos tienen una dirección a la cual orientarse. ¡Apresuraos a realizar obras de bien! Dondequiera que estuviereis Allah os reunirá [el Día del Juicio]. Allah tiene poder sobre todas las cosas.

149. Y hacia donde salieses [en tus viajes ¡Oh, Muhammad!] oriéntate hacia la Mezquita Sagrada , pues ciertamente ésta es la Verdad que dimana de tu Señor, y Allah no está desatento de lo que hacéis.

150. Y hacia donde salieses oriéntate hacia la Mezquita Sagrada , y dondequiera que salieseis orientaos hacia ella, para que los hombres no tengan argumento en vuestra contra, excepto los idólatras [de La Meca] que pretenden argumentar [que como ahora os dirigís hacia su Qiblah os inclináis ante sus ídolos]. No les temáis a ellos, y temedme sólo a Mí; y ciertamente completaré sobre vosotros Mis gracias para que sigáis la guía.

151. Así como os enviamos un Mensajero de entre vosotros para que os transmitiera Nuestros preceptos y os purificase y enseñase el Libro y la sabiduría [la Sunnah ], y os enseñase lo que ignorabais.

152. Recordadme pues, que Yo os recordaré, agradecedme [Mis mercedes] y no seáis ingratos.

153. ¡Oh, creyentes! Socorreos con la paciencia y la oración; en verdad, Allah está con los pacientes.

154. Y no digáis que quienes cayeron por la causa de Allah están muertos, al contrario están vivos pero no lo advertís.

155. Y por cierto que os probaré con algo de temor, hambre, pérdida de bienes, vidas y frutos, pero albricia a los pacientes [que recibirán una hermosa recompensa].

156. Aquellos que cuando les alcanza una desgracia dicen: Ciertamente somos de Allah y ante Él compareceremos.

157. Éstos son quienes su Señor agraciará con el perdón y la misericordia, y son quienes siguen la guía.

158. [El recorrido entre las dos colinas de] As Safa y Al Maruah es un rito establecido por Allah, así pues, quien haga la peregrinación [ Hayy ] a La Casa [La Meca] o la ‘Umrah [visita ritual a La Meca] sepa que no incurre en falta por realizar el recorrido ritual entre ambas [a pesar de que los paganos lo realizaban invocando a sus ídolos]. Y quien realice una obra de bien voluntariamente sepa que Allah es Retribuyente, Omnisciente.

159. Quienes ocultan las evidencias y la guía que revelamos a los hombres luego de habérselas aclarado serán maldecidos por Allah y toda la creación;

160. Excepto quienes se arrepientan, enmienden y declaren abiertamente lo que ocultaron. A éstos les aceptaré su arrepentimiento, porque Yo soy Indulgente, Misericordioso.

161. Ciertamente los incrédulos que mueran en la incredulidad, sobre ellos pesará la maldición de Allah, los Ángeles y todos los hombres.

162. Eternos en ella [la maldición y el tormento], no les será aliviado el castigo ni serán tolerados.

163. Vuestra divinidad es Única, no hay otra salvo Él, Clemente, Misericordioso.

164. Ciertamente en la creación de los cielos y de la Tierra , la sucesión de la noche y el día, el navío que surca el mar para beneficio de los hombres, el agua que Allah hace descender del cielo, para revivir con ella la tierra árida, en la que diseminó toda clase de criaturas, y en la variación de los vientos y de las nubes que están entre el cielo y la tierra hay señales para quienes razonan.

165. Hay hombres que toman en lugar de Allah a otras divinidades, y las aman igual que a Allah; pero los creyentes aman más a Allah de lo que éstos aman a sus divinidades. Ya sabrán los inicuos cuando vean el castigo, que el poder es de Allah y que Él es severo en el castigo.

166. [El Día del Juicio] se desentenderán los líderes de la incredulidad de sus seguidores y verán el castigo y se cortará entre ellos toda relación.

167. Y los seguidores dirán: Si tuviéramos otra oportunidad [de regresar a la vida mundanal] nos desentenderíamos de ellos, como ellos se han desentendido de nosotros. Así les hará ver Allah que sus obras fueron su perdición, y no saldrán jamás del Fuego.

168. ¡Oh, humanos! Comed de lo bueno y lícito que hay en la Tierra y no sigáis los pasos de Satanás, porque él es para vosotros un enemigo manifiesto.

169. Él os induce al pecado y la inmoralidad, y a que digáis de Allah lo que ignoráis.

170. Y cuando se les dice: Seguid lo que Allah reveló, argumentan: Seguimos la tradición de nuestros padres. ¿Acaso imitan a sus padres a pesar que éstos no razonaban ni seguían la guía?

171. Los incrédulos son como aquel que no oye sino un clamor cuando se le llama. Son sordos, mudos, ciegos y no razonan.

172. ¡Oh, creyentes! Comed de las cosas buenas que os hemos proveído, y agradeced a Allah, si es que adoráis sólo a Él.

173. Se os ha prohibido [beneficiaros de] la carne del animal muerto por causa natural, la sangre, la carne de cerdo, la del animal que haya sido sacrificado invocando otro nombre que no sea el de Allah. Pero si alguien se ve forzado [a ingerirlos] por hambre, sin intención de pecar ni excederse, no será un pecado para él. Ciertamente Allah es Absolvedor, Indulgente.

174. Quienes ocultan lo que Allah reveló del Libro [los judíos] y cambian Sus preceptos a vil precio, sepan que el fuego abrasará sus entrañas y Allah no les hablará ni les purificará de sus pecados el Día de la Resurrección , y tendrán un doloroso castigo.

175. Ésos son quienes trocaron la guía por el desvío y el perdón por el castigo, y no podrán soportar el Fuego.

176. Ello porque Allah reveló el Libro con la Verdad , y quienes discrepan sobre él se han extralimitado completamente.

177. La piedad no consiste en orientarse hacia el oriente o el occidente, sino que consiste en creer en Allah, el Día del Juicio, los Ángeles, el Libro, los Profetas, hacer caridad, a pesar del apego que se tiene por los bienes, a los parientes, huérfanos, pobres, viajeros insolventes, mendigos y cautivos, hacer la oración prescrita, pagar el Zakât , cumplir con los compromisos contraídos, ser paciente en la pobreza, la desgracia y en el momento del enfrentamiento con el enemigo. Ésos son los justos, y ésos son los temerosos de Allah.

178. ¡Oh, creyentes! Se os ha establecido la ley del talión en caso de homicidio: el libre por el libre, el esclavo por el esclavo, sean hombres o mujeres. A quien le sea indultada la pena de muerte [por decisión de los familiares directos o su apoderado] que pague la indemnización correspondiente en el plazo establecido. Esto es un alivio de vuestro Señor y una misericordia. Pero quien después de aceptar la indemnización transgrediere [tratando de vengarse del homicida] tendrá un castigo doloroso.

179. La ley del talión es una medida para preservar vuestras vidas y amedrentar a los homicidas ¡Oh, dotados de intelecto!

180. Se os ha establecido que cuando la muerte se os presente y dejéis bienes, testéis a favor de vuestros padres y parientes en forma justa. Esto es una recomendación para los piadosos.

181. Pero los testigos que lo cambiaren [al testamento] después de haber oído la voluntad del testador, habrán cometido un pecado. Ciertamente Allah es Omnioyente, Omnisciente.

182. Pero quien tema una injusticia o pecado de parte del testador, y haga una mediación entre las partes, no incurrirá en falta. Ciertamente Allah es Absolvedor, Misericordioso.

183. ¡Oh, creyentes! Se os prescribió el ayuno al igual que a quienes os precedieron para que alcancéis la piedad.

184. Ayunad días contados [el mes de Ramadân ]. Quien de vosotros estuviese enfermo o de viaje y no ayunase, deberá reponer posteriormente los días no ayunados. Y quienes pudiendo ayunar no lo hicieren deberán alimentar a un pobre [por cada día no ayunado]. Pero quien voluntariamente alimentara a más de un pobre será más beneficioso para él. Y ayunar es mejor para vosotros, si lo supierais.

185. En el mes de Ramadân fue revelado el Corán como guía para la humanidad y evidencia de la guía y el criterio. Quien de vosotros presencie la aparición de la Luna [correspondiente al comienzo del noveno mes] deberá ayunar; y quien estuviere enfermo o de viaje [y no ayunase] deberá reponer posteriormente los días no ayunados y así completar el mes. Allah desea facilitaros las cosas y no dificultároslas; engrandeced a Allah por haberos guiado y así seréis agradecidos.

186. Y si Mis siervos te preguntan por Mí [¡Oh, Muhammad!, diles] ciertamente estoy cerca de ellos. Respondo la súplica de quien Me invoca. Que me obedezcan pues, y crean en Mí que así se encaminarán.

187. Durante las noches del mes de ayuno os es lícito mantener relaciones maritales con vuestras mujeres. Ellas son vuestra protección y vosotros la suya. Allah sabe que os engañabais a vosotros mismos, y os perdonó y absolvió. Ahora podéis mantener relaciones con ellas y buscar lo que Allah os decrete [hijos]; y comed y bebed hasta que se distinga el hilo blanco [la luz del alba] del hilo negro [la oscuridad de la noche], luego completad el ayuno hasta la noche, y no tengáis relaciones con ellas si estáis haciendo retiro en las mezquitas. Éstos son los límites de Allah, no oséis transgredirlos. Así aclara Allah Sus preceptos a los hombres para que sepan como obedecerle.

188. No devoréis vuestros bienes injustamente unos a otros, ni sobornéis con ellos a los jueces para devorar ilegalmente la hacienda ajena a sabiendas.

189. Te preguntan [¡Oh, Muhammad!] acerca de las fases de la Luna. Diles : Son un signo para que los hombres puedan fijar con ellos sus fechas y la de la peregrinación. La piedad no consiste en entrar a vuestras casas por la puerta trasera, sino que la piedad es temer y obedecer a Allah. Entrad, pues, a vuestras casas por la puerta apropiada, y temed a Allah que así prosperaréis.

190. Y combatid por la causa de Allah a quienes os combatan, pero no seáis agresores; porque ciertamente Allah no ama a los agresores.

191. Y matadles dondequiera que los encontréis, y expulsadles de donde os hubieran expulsado. Y [sabed que] la sedición es más grave que el homicidio. No combatáis contra ellos en la Mezquita Sagrada , a menos que os ataquen allí; pero si lo hacen combatidles, ésta es la retribución de los incrédulos.

192. Mas si cesan de combatiros, sabed que Allah es Absolvedor, Misericordioso.

193. Combatidlos hasta que cese la sedición y triunfe la religión de Allah, pero si dejan de combatiros que no haya más enemistad, excepto con los agresores.

194. Si os combaten en un mes sagrado combatidles y aplicad la ley del talión, así pues, si os agraden agredidles en igual medida. Temed a Allah y sabed que Allah está con los piadosos.

195. Y contribuid por la causa de Allah y no os autodestruyáis, y haced el bien; ciertamente Allah ama a los benefactores.

196. Y completad la peregrinación y la ‘Umrah [visita ritual a la Casa Sagrada , que puede realizarse en cualquier época del año] por Allah. Pero en caso de que algo os impidiese completarla, sacrificad el animal que podáis como ofrenda [camello, vaca, cordero o cabra]. No os rasuréis vuestras cabezas hasta que llegue su momento [el Día del Sacrificio]. Si alguien de vosotros estuviere enfermo o sufriere una dolencia en su cabeza [y se rasurase] deberá expiar ayunando [tres días], o dando limosna [para alimentar a seis pobres], o sacrificando [un cordero]. Si hay seguridad [en el camino], entonces, quien haga la ‘Umrah primero y luego la peregrinación que sacrifique el animal que pueda, y si no encuentra qué sacrificar o no dispone de medios deberá ayunar tres días durante la peregrinación y siete a su regreso: diez días completos. Esto es para quienes no viven en las proximidades de la Mezquita Sagrada. Temed a Allah y sabed que Allah es severo en el castigo.

197. La peregrinación se realiza en meses consabidos, y quien en ellos se consagrara para hacerla, deberá abstenerse [durante la peregrinación] de las relaciones maritales, los actos de desobediencia y las discusiones. Lo que hagáis de bien Allah lo sabe. Aprovisionaos para el viaje y [sabed que] la mejor provisión es la piedad. Temedme [durante el cumplimiento de los ritos de la peregrinación] ¡Oh, dotados de buen discernimiento!

198. No cometéis ninguna falta si buscáis la gracia de vuestro Señor [comerciando durante la peregrinación]. Cuando regreséis de ‘Arafât , y os encontréis en Muzdalifah , recordad a Allah. Recordadle en agradecimiento por haberos guiado cuando os encontrabais extraviados.

199. Luego desplazaos por donde lo hace la gente e implorad el perdón de Allah. Ciertamente Allah es Absolvedor, Misericordioso.

200. Y cuando hayáis terminado con los ritos que debéis realizar [el Día del Sacrificio] recordad a Allah como recordáis a vuestros padres, y más aún. Entre los hombres hay quienes dicen: ¡Señor nuestro! Danos bienestar en esta vida; pero ellos no tendrán parte en la otra.

201. Y entre ellos hay quienes dicen: ¡Señor nuestro! Danos bienestar en esta vida y en la otra, y presérvanos del tormento del Fuego.

202. Éstos tendrán su recompensa por lo que hicieron, y Allah es rápido en ajustar cuentas.

203. Recordad a Allah los días señalados [los tres día posteriores al Día del Sacrificio, llamados Aiiâm At Tashrîq ], pero quien lo haga sólo dos días no habrá incurrido en falta alguna, como tampoco quien permanezca hasta el tercero, siempre que hayan cumplido con devoción los ritos de Allah. Temed a Allah y sabed que seréis congregados ante Él.

204. Y entre los hombres hay quienes te complacen cuando hablan de la vida mundanal y ponen a Allah como testigo de lo que hay en sus corazones, y son sólo empedernidos argumentadores.

205. Pero cuando se alejan [de ti ¡Oh, Muhammad!] transitan por la Tierra corrompiéndola, destruyendo las siembras y matando los ganados, y Allah no ama la corrupción.

206. Y cuando se le dice [a uno de ellos]: Teme a Allah, se apodera de él su orgullo pecaminoso. Su retribución será el Infierno ¡Qué pésimo paradero!

207. Y entre los hombres hay quienes dan su vida anhelando agradar a Allah; y Allah es Compasivo con Sus siervos.

208. ¡Oh, creyentes! Entrad todos en la religión del Islam [sometiéndoos a Allah] y no sigáis los pasos de Satanás; ciertamente él es para vosotros un enemigo manifiesto.

209. Pero si os extraviáis después de que se os han presentado las pruebas, sabed que Allah es Poderoso, Sabio.

210. ¿Acaso esperan que Allah se les presente en la sombra de una nube y vengan a ellos los Ángeles? Entonces, su situación quedaría decidida [y serían aniquilados]. Todos los asuntos retornan a Allah.

211. Pregúntales [¡Oh, Muhammad!] a los Hijos de Israel cuántas señales evidentes les dimos. Quien niegue la gracia de Allah después de haberle sido concedida [sepa que] ciertamente Allah es severo en el castigo.

212. Les ha sido embellecida la vida mundanal a los incrédulos, y [por eso] se burlan de la pobreza de los creyentes; pero los piadosos estarán sobre ellos el Día de la Resurrección , y Allah provee a quien desea sin medida.

213. Era la humanidad una sola comunidad, y envió Allah a los Profetas albriciadores y amonestadores, y les reveló los Libros Sagrados con la Verdad para que juzgaran entre los hombres acerca de lo que discrepaban. Y no discreparon sino quienes los recibieron [a los Libros Sagrados] después que les llegaron las pruebas evidentes, por rivalidad entre ellos. Allah guió con Su voluntad a los creyentes respecto a lo que discrepaban quienes les precedieron. Allah guía a quien Le place hacia el sendero recto.

214. ¿O creéis que vais a entrar al Paraíso sin pasar por lo mismo que atravesaron quienes os precedieron? Padecieron pobreza e infortunios, y una conmoción tal que el Mensajero y los creyentes imploraron: ¿Cuándo llegará el auxilio de Allah? Y por cierto que el auxilio de Allah estaba próximo.

215. Te preguntan [¡Oh Muhammad!] acerca de la caridad. Diles: Lo que deis, que sea para vuestros padres, parientes, huérfanos, pobres y viajeros insolventes. Ciertamente lo que hagáis de bien Allah lo sabe.

216. Se os prescribió el combate y éste os desagrada. Es posible que detestéis algo y sea un bien para vosotros, y que améis algo y sea un mal para vosotros. Allah sabe y vosotros no sabéis.

217. Te preguntan si es lícito combatir en los meses sagrados [ Muharram , Rayab , Dhul Qa‘dah y Dhul Hiyyah ]. Diles: Combatir en los meses sagrados es un gran pecado, pero apartar a los hombres del sendero de Allah, la incredulidad y expulsar a la gente de la Mezquita Sagrada es aún más grave para Allah. Y [sabed] que la sedición es peor que matar [en un mes sagrado]. No dejarán de combatiros, si pueden, hasta apartaros de vuestra religión. Y quien reniegue de su religión y muera en la incredulidad, sus obras habrán sido en vano, en esta vida y en la otra. Ellos son los moradores del Fuego, donde estarán eternamente.

218. Por cierto que aquellos que creyeron, emigraron y se esforzaron por la causa de Allah son quienes anhelan la misericordia de Allah, y Allah es Absolvedor, Misericordioso.

219. Te preguntan [¡Oh Muhammad!] acerca de las substancias embriagantes y los juegos de apuestas. Diles: Son de gran perjuicio, a pesar de que también hay en ellos algún provecho para los hombres; pero su perjuicio es mayor que su provecho. Y te preguntan qué dar en caridad. Diles: Lo que podáis [después de haber cubierto vuestras necesidades]. Así aclara Allah los preceptos para que reflexionéis.

220. [Y meditéis] sobre esta vida y la otra. Y te preguntan acerca de cómo deben obrar quienes tienen huérfanos bajo su responsabilidad. Diles: Invertir sus bienes para procurar incrementárselos es lo mejor para ellos, y no hay inconveniente en mezclar sus bienes con los vuestros puesto que sois hermanos. Allah sabe quien es corrupto y quien benefactor. Y si Allah hubiera querido os habría hecho las cosas más difíciles, ciertamente Allah es Poderoso, Sabio.

221. Y no os caséis con las idólatras a menos que acepten la fe; una esclava creyente es mejor que una idólatra aunque os guste, y no caséis a los idólatras con vuestras mujeres a menos que acepten la fe; un esclavo creyente es mejor que un idólatra aunque os guste. Ellos conducen al Infierno, mientras que Allah os promete el Paraíso con Su anuencia y el perdón, y aclara Sus preceptos a los hombres para que recapaciten.

222. Y te preguntan acerca de la menstruación. Di: Es una impureza; absteneos, pues, de mantener relaciones maritales con vuestras mujeres durante el menstruo, y no mantengáis relaciones con ellas hasta que dejen de menstruar, y cuando se hayan purificado hacedlo como Allah os ha permitido [por la vía natural]; ciertamente Allah ama a los que se arrepienten y purifican.

223. Vuestras mujeres son como un campo de labranza, sembrad, pues vuestro campo [mantened relaciones con ellas] de la manera que queráis. Haced obras de bien para que os beneficiéis, y temed a Allah puesto que os encontraréis con Él; y albricia [¡Oh Muhammad!] a los creyentes.

224. Y no juréis por Allah que haréis algo que os impida ser piadosos, temer a Allah o reconciliar entre los hombres. Allah es Omnioyente, Omnisciente.

225. Allah no os castigará por jurar sin intención, pero sí por la intención que haya en vuestros corazones, y Allah es Absolvedor, Tolerante.

226. Quienes juren que no mantendrán relaciones sexuales con sus esposas tendrán un plazo máximo de cuatro meses [luego de esto o se reconcilian o el juez les exige el divorcio]; pero si [durante este plazo] vuelven con sus mujeres, [sepan que] Allah es Absolvedor, Misericordioso.

227. Y si deciden el divorcio, ciertamente Allah es Omnioyente, Omnisciente.

228. Aquellas a las que sus maridos hayan expresado la voluntad de divorcio deberán esperar tres menstruos [para volverse a casar], y no les es lícito ocultar lo que Allah creó en sus entrañas [si están embarazadas], si creen en Allah y el Día del Juicio. Sus maridos tienen derecho a volver con ellas si desean avenencia. Ellas tienen tanto el derecho al buen trato como la obligación de tratar bien a sus maridos. Y los hombres tienen un grado superior al de ellas [porque en ellos cae la responsabilidad de mantener el hogar]; y Allah es Poderoso, Sabio.

229. Si la voluntad de divorcio se expresare dos veces, se tendrá aún la posibilidad de reconciliarse debiendo tratar a la mujer benévolamente, o en caso contrario dejarla marchar de buena manera. No se os permite tomar nada de lo que les hayáis dado [la dote], salvo cuando por temor a no poder cumplir con lo que Allah ha ordenado [el buen trato] ella decidiera darle algo de dinero a su marido [para que él la divorciase]; en este caso no incurrís en falta si tomáis ese dinero en compensación de lo que le hayáis dado. Éstas son las leyes de Allah, no las quebrantéis, pues. Quienes las quebranten serán inicuos.

230. En caso de divorciarla, no podrá casarse nuevamente con ella a menos que ésta se casare con otro hombre y este último la divorciare también. Entonces, no incurrirán en falta si volvieran a unirse en matrimonio, considerando poder cumplir con lo que Allah ha establecido. Éstas son las leyes de Allah, las cuales aclara a quienes comprenden.

231. Y si expresáis la voluntad de divorcio a vuestras esposas y éstas cumplen con el plazo de espera, reconciliaos con ellas en buenos términos o dejadlas de buena forma. No las retengáis para hacerles daño violando así las leyes de Allah, pues quien obre de esta manera será injusto consigo mismo. No os burléis de las leyes de Allah, y recordad la gracia que Allah os concedió [el Islam], y el Libro y la sabiduría que os reveló [el Corán] para exhortaros con ello. Temed a Allah y sabed que Él es conocedor de todas las cosas.

232. Y si le expresan la voluntad de divorcio a vuestras mujeres y éstas cumplen con el plazo de espera, no les impidáis que se reconcilien con sus maridos, si hubiere avenencia. Con esto se exhorta a quienes de vosotros creen en Allah y en el Día del Juicio. Esto es mejor y más sano para vosotros. Allah sabe y vosotros no sabéis.

233. Las madres divorciadas también amamantarán a sus hijos dos años si desean completar la lactancia, y el padre [durante este periodo] tiene la obligación de proveer a la madre de su hijo el sustento diario y la vestimenta de acuerdo a sus recursos, a nadie se le exige fuera de sus posibilidades. Que ni la madre ni el padre utilicen a su hijo para perjudicarse mutuamente. [En caso de que el padre falleciera] los familiares directos deben cumplir con esta obligación. Y no incurren en falta si el padre y la madre, de común acuerdo, deciden destetar al niño; y si tomáis una nodriza para completar la lactancia no hay mal en ello, a condición que le paguéis de acuerdo a lo convenido. Temed a Allah, y sabed que Él bien ve cuánto hacéis.

234. Las viudas deberán esperar cuatro meses y diez días [para volver a casarse]. Luego de ese plazo [los apoderados] no serán reprochados si ellas se predisponen de manera decente para casarse nuevamente; y Allah sabe lo que hacéis.

235. No incurrís en falta si le insinuáis a esas mujeres que queréis casaros con ellas, u os calláis vuestras intenciones; Allah sabe lo que pensáis de ellas. No les propongáis nada en secreto, sino que insinuádselo con respeto. Y no concretéis la boda hasta que se cumpla el plazo de espera. Sabed que Allah conoce lo que hay en vuestros corazones, cuidaos, pues. Y sabed que Allah es Absolvedor, Tolerante.

236. No incurrís en falta si divorciáis a vuestras esposas antes de consumar el matrimonio o convenir la dote. Aún así, dadles un presente de acuerdo a vuestras posibilidades, seáis ricos o pobres. Es una recomendación para los que obran correctamente.

237. Y si las divorciáis antes de consumar el matrimonio y habiendo ya convenido la dote, pagadles la mitad de lo acordado, a menos que la mujer o el hombre mismo renuncien a su parte; y esto es lo más próximo a la piedad. Y no olvidéis lo bueno que hubo entre vosotros; ciertamente Allah ve lo que hacéis.

238. Observad la oración prescrita, y especialmente la oración intermedia [ Salât Al ‘Asr ], y cumplidla con sometimiento a Allah.

239. Si teméis [en situación de guerra o peligro], orad de pie o montados, pero cuando cese el temor, recordad y agradeced a Allah que os enseñó lo que no sabíais.

240. Dejad explícitamente en un testamento, antes de que os sorprenda la muerte, la manutención de vuestras esposas por un año para que no necesiten salir de sus hogares; pero si salieren, no será un pecado siempre que se conduzcan decentemente. Allah es Poderoso, Sabio.

241. Quienes divorcien a sus esposas deben darles un presente de acuerdo a sus posibilidades. Esto es una recomendación para los piadosos.

242. Así es como Allah aclara Sus leyes para que razonéis.

243. ¿Acaso no reparáis en los millares que [a causa de una epidemia] dejaron sus hogares huyendo de la muerte? Pero Allah les dijo: ¡Morid igual! Y luego los resucitó. Ciertamente Allah agracia a los humanos, pero la mayoría no agradece.

244. Combatid por la causa de Allah, y sabed que Allah es Omnioyente, Omnisciente.

245. Quien contribuya con sus bienes por la causa de Allah, Él se los devolverá multiplicados. Allah restringe y prodiga el sustento, y a Él volveréis.

246. ¿Acaso no reparas en la nobleza de los Hijos de Israel después de Moisés? Le dijeron a su Profeta: Desígnanos un rey para que junto a él combatamos por la causa de Allah. Dijo: ¿Prometéis que si se os prescribe el combate no huiréis? Dijeron: ¿Cómo no habríamos de combatir por la causa de Allah si fuimos expulsados de nuestras casas y apartados de nuestros hijos? Pero cuando se les ordenó el combate, volvieron sus espaldas, excepto unos pocos, y Allah conoce a los inicuos.

247. Su Profeta les dijo: Ciertamente Allah os ha enviado a Saúl como rey. Exclamaron: ¿Cómo es que será nuestro rey, si nosotros tenemos más derecho que él a la soberanía, y además no posee gran riqueza? Dijo: Ciertamente Allah lo ha elegido sobre vosotros y lo ha dotado de conocimiento y fortaleza. Allah concede la soberanía a quien Él quiere, y Allah es Vasto, Omnisciente.

248. Su Profeta les dijo: Por cierto que la prueba de su reino será que los Ángeles os traerán el arca en la que se guardaba la Torá y en la que encontraréis sosiego proveniente de vuestro Señor y reliquias que dejaron las familias de Moisés y de Aarón [y al presenciar este milagro aceptaron a Saúl]. Por cierto que en esto hay una señal para vosotros, si sois creyentes.

249. Pero cuando Saúl hubo partido con sus soldados, les dijo: Allah os pondrá a prueba con un río; quien beba de él no será de lo míos, excepto quien beba un poco en el cuenco de su mano. Pero bebieron de él, salvo unos pocos. Y después que lo cruzaron, él y los creyentes, algunos dijeron: Hoy no podremos hacer nada contra Goliat y sus soldados. En cambio, quienes tenían certeza de que comparecerían ante Allah exclamaron: ¡Cuántas tropas pequeñas derrotaron a grandes ejércitos con la anuencia de Allah! Y Allah está con los pacientes.

250. Y cuando se enfrentaron a Goliat y sus huestes, dijeron: ¡Oh, Señor nuestro! Danos paciencia, afirma nuestros pasos y concédenos la victoria sobre los incrédulos.

251. Vencieron con la anuencia de Allah, y David mató a Goliat; y Allah le concedió [a David] el reino y la sabiduría [la profecía], y le enseñó lo que Él quiso. Y si Allah no hubiera hecho que los creyentes vencieran a los incrédulos se habría corrompido la Tierra ; pero Allah concede Sus gracias a la humanidad.

252. Éstos son los signos de Allah que te revelamos con la Verdad. Ciertamente tú [¡Oh, Muhammad!] eres uno de los Mensajeros.

253. Y de los Mensajeros, preferimos a unos sobre otros. Entre ellos hay a quien Allah habló directamente, y otros a quienes elevó en grados. Y concedimos a Jesús, hijo de María, las pruebas evidentes y lo fortalecimos con el Espíritu Santo [el Ángel Gabriel]. Y si Allah no hubiera querido, no hubiesen combatido entre ellos después de habérseles presentado los Profetas y las evidencias, pero discreparon y hubo entre ellos quienes creyeron y quienes no. Y si Allah hubiera querido no se habrían matado los unos a los otros, pero Allah hace lo que Le place.

254. ¡Oh, creyentes! Dad en caridad parte de lo que os hemos agraciado antes de que llegue el día en el cual no se aceptará rescate, no valdrá de nada la amistad ni servirá ninguna intercesión [si perdéis la fe]. Y los incrédulos son los inicuos.

255. ¡Allah! No existe nada ni nadie con derecho a ser adorado excepto Él, Viviente, se basta a Sí mismo y se ocupa de toda la creación. No Le toma somnolencia ni sueño. Suyo es cuanto hay en los cielos y la Tierra. ¿Quién podrá interceder ante Él sino con Su anuencia? Conoce el pasado y el futuro; y nadie abarca de Su conocimiento salvo lo que Él quiere. Su Trono se extiende en los cielos y en la Tierra , y la custodia de ambos no Le agobia. Y Él es Sublime, Grandioso.

256. No está permitido forzar a nadie a creer. La guía se ha diferenciado del desvío. Quien se aparte de Satanás y crea en Allah, se habrá aferrado al asidero más firme [el Islam], que nunca se romperá. Y Allah es Omnioyente, Omnisciente.

257. Allah es el Protector de los creyentes, les extrae de las tinieblas hacia la luz. En cambio, los incrédulos tienen como protector a Satanás, quien los conduce de la luz hacia las tinieblas. Esos serán los moradores de Fuego, en el que estarán eternamente.

258. ¿Acaso no has reparado [¡Oh, Muhammad!] en quien discutió con Abraham acerca de su Señor valiéndose del poder que Allah le había concedido? Dijo Abraham: Mi Señor es Quien da la vida y la muerte; le replicó: Yo también doy la vida y la muerte. Dijo Abraham: Por cierto que Allah hace que el Sol salga por el oriente, haz tú que salga por el occidente. Entonces, el incrédulo quedó desconcertado. Y Allah no guía a los inicuos.

259. O en aquel [ ‘Uzeir ] que pasó por una ciudad derruida [Jerusalén], y exclamó: ¿Cómo va Allah a reconstruirla después de haber quedado en ruinas? Y entonces, Allah lo hizo morir por cien años y después lo resucitó. Le preguntó [Allah]: ¿Cuánto tiempo permaneciste aquí? Respondió: Un día o menos aún. Dijo Allah: No, has permanecido cien años; observa tu comida y tu bebida, no se descompusieron, y mira tu asno [en su lugar yacen sus huesos]. Haremos de ti un signo para los hombres. Y mira los huesos [de tu asno] como los reunimos y luego los cubrimos de carne [y lo resucitamos]. Y luego que se convenció de lo ocurrido dijo: Ahora sé que Allah tiene poder sobre todas las cosas.

260. Y cuando Abraham dijo: ¡Señor mío! Muéstrame cómo revives a los muertos. Dijo [Allah]: ¿Acaso no crees? Replicó: Claro que sí, pero esto es para fortalecer mi corazón. Dijo: Toma cuatro pájaros y córtalos en pedazos, luego pon un pedazo de cada uno sobre la cima de una montaña y llámalos, vendrán a ti deprisa con vida; y sabe que Allah es Poderoso, Omnisciente.

261. El ejemplo de quienes contribuyen con sus bienes por la causa de Allah es como el de un grano que produce siete espigas, cada una de ellas contiene cien granos. Y Allah multiplica [la recompensa] de quien Él quiere, y Él es Vasto, Omnisciente.

262. Quienes contribuyan con sus bienes por la causa de Allah sin hacer alarde de ello ni cometer agravio tendrán su recompensa en la otra vida, y no temerán ni se entristecerán.

263. Hablar correctamente y perdonar es mejor que una caridad seguida de un agravio. Allah es Opulento, Tolerante.

264. ¡Oh, creyentes! No hagáis vanas vuestras caridades haciendo alarde de ellas u ofendiendo, como aquel que contribuye con sus bienes para que los hombres lo vean, y no cree en Allah ni en el Día del Juicio Final. Su ejemplo es como el de una roca cubierta de tierra, a la cual le cae un aguacero y la deja desnuda. No recibirán ninguna recompensa por sus actos; y Allah no guía a los incrédulos.

265. El ejemplo de quienes contribuyen con sus bienes anhelando complacer a Allah, y tienen total convicción de que serán recompensados, es como el de un jardín que se encuentra sobre una colina, al que le cae una lluvia copiosa y produce el doble de su fruto. Y aunque no le hubiera caído una lluvia copiosa un rocío le hubiera bastado; y Allah conoce lo que hacéis.

266. ¿Querría alguno de vosotros tener un jardín de datileras y vides por donde corren los ríos, y tener allí toda clase de frutos, y envejecer teniendo hijos todavía niños y que de repente le azote [a su jardín] un fuerte viento que ocasione un incendio y se queme? Así es como Allah os aclara Sus signos para que reflexionéis.

267. ¡Oh, creyentes! Dad en caridad parte de lo hayáis ganado y de lo que os hemos hecho brotar de la tierra, y no elijáis lo deteriorado para dar caridad así como no lo tomaríais para vosotros mismos, a menos que convinieres en ello; y sabed que Allah es Opulento, Loable.

268. Satanás os atemoriza con la pobreza y os ordena la inmoralidad; y Allah os promete Su perdón y Su generosidad. Allah es Vasto, Omnisciente.

269. Concede la sabiduría a quien Él quiere, y a quien le haya sido concedida la sabiduría habrá recibido una inmensa gracia; y no reflexionan sobre ello sino los dotados de intelecto.

270. Cualquiera sea la caridad que deis o la promesa que hagáis, ciertamente Allah lo sabe; y los inicuos no tendrán salvadores.

271. Hacer caridad públicamente es una obra de bien, pero si lo hacéis en privado y se la dais a los pobres es mejor para vosotros. Allah os perdonará vuestros pecados, y Allah sabe lo que hacéis.

272. No es tu obligación [¡Oh, Muhammad!] que sigan la guía, sino que Allah guía a quien quiere. Toda caridad es en beneficio propio, hacedla pues anhelando el ostro de Allah [y Su complacencia]. Y sabed que se os recompensará por cuanto deis y no seréis oprimidos.

273. [Dad caridad a] los pobres que padecieron estrechez por la causa de Allah y no tienen medios para desplazarse [y comerciar]. Quien ignora su situación los cree ricos en razón de su dignidad; pero les reconocerás por su aspecto, no piden a la gente inoportunamente. Y lo que sea que deis en caridad, Allah ciertamente lo sabe.

274. Quienes hagan caridad con sus bienes, noche y día, en privado o en público, tendrán su recompensa junto a su Señor, y no temerán ni se entristecerán.

275. Los que lucren con la usura saldrán [de sus tumbas el Día del Juicio] como aquel al que Satanás ha poseído dejándolo trastornado. Esto porque dicen que el comercio es igual que la usura; pero Allah permitió el comercio y prohibió la usura. A quien le haya llegado de su Señor la prohibición [de la usura] y se haya abstenido arrepintiéndose podrá conservar lo que haya ganado, y lo que cometiere luego de esto estará en manos de Allah. Y si reincide se contará entre los moradores del Fuego, en el que sufrirá eternamente.

276. Allah hará que todo lo que provenga de la usura no tenga ninguna bendición, pero sí, en cambio, incrementará la riqueza de quienes hagan caridades. Allah no ama al incrédulo pecador.

277. Ciertamente los creyentes que obran rectamente, hacen la oración prescrita y pagan el Zakât , serán recompensados por su Señor, y no temerán ni se entristecerán.

278. ¡Oh, creyentes! Temed a Allah y renunciad a lo que os adeuden a causa de la usura, si es que sois, en verdad, creyentes.

279. Y si no dejáis la usura, sabed que Allah y Su Mensajero os declaran la guerra; pero si os arrepentís tenéis derecho al capital original, de esta forma no oprimiréis ni seréis oprimidos.

280. Y si quien os debe atraviesa una situación estrecha, concededle un nuevo plazo hasta que esté en condición de saldar la deuda. Y sabed que hacer un acto de caridad y condonarle la deuda es mejor para vosotros [y más meritorio].

281. Temed el día en que seréis retornados a Allah, y en que cada persona reciba lo que merezca sin ser oprimido.

282. ¡Oh, creyentes! Si contraéis una deuda por un plazo determinado ponedlo por escrito. Que la persona a la que recurráis tome nota fiel ante vuestra presencia; y así como Allah le ha agraciado con la escritura, que no se niegue a hacerlo. Que registre con temor a Allah y sin omitir nada lo que el deudor reconoce que adeuda. En caso que el deudor sea derrochador o incapaz ante la ley o no pueda expresar su deuda que lo haga en su lugar su apoderado con equidad. Hacedlo frente a dos hombres de entre quienes consideréis justos que sean vuestros testigos, y si no contáis con dos hombres recurrid a un hombre y dos mujeres, de manera que si una de ellas se equivoca la otra subsane el error. Que los testigos no se rehúsen si son citados. Y no dejéis de escribir toda deuda, pequeña o grande, detallando su vencimiento. Esto es lo más justo ante Allah, la mejor prueba y el camino más seguro para evitar dudas. Podéis prescindir de registrar las operaciones comerciales realizadas de contado, pero recurrid a testigos para esto. No se debe coaccionar a quien asiente por escrito una deuda ni a los testigos; porque hacerlo es un acto de desobediencia. Temed a Allah, pues si sois piadosos Él os agraciará con el conocimiento. Allah es conocedor de todas las cosas.

283. Y si estuvierais de viaje y no encontrarais un notario, tomad entonces algo en garantía. En caso de que confiéis en el deudor [no le pidáis una garantía] y que éste tema a Allah su Señor y cumpla con su deuda. No os neguéis a prestar testimonio cuando se os convoca, y quien oculte su testimonio será un pecador. Allah sabe cuánto hacéis.

284. A Allah pertenece cuanto hay en los cielos y la Tierra. Todo lo que manifestéis u ocultéis Allah os pedirá cuenta de ello; perdona a quien Él quiere y castiga a quien Él quiere. Allah tiene poder sobre todas las cosas.

285. El Mensajero y sus seguidores creen en lo que le fue revelado por su Señor. Todos creen en Allah, en Sus Ángeles, en Sus Libros y en Sus Mensajeros. No hacemos diferencia entre ninguno de Sus Mensajeros. Y dicen: Oímos y obedecemos. Perdónanos Señor nuestro, pues ciertamente a Ti volveremos.

286. Allah no exige a nadie por encima de sus posibilidades. Según hayan sido sus obras, éstas resultarán en su favor o en su contra. ¡Señor nuestro! No nos castigues si nos olvidamos o nos equivocamos. ¡Señor nuestro! No nos impongas una carga como la que impusiste a quienes nos precedieron. ¡Señor nuestro! No nos impongas algo superior a nuestra fuerza. Perdónanos, absuélvenos y ten misericordia de nosotros. Tú eres nuestro Protector, concédenos el triunfo sobre los incrédulos.


En video (20 partes) | En Inglés, Transliterado y Arabe

Kursi

(2:255) Ayat ul Kursi