FANDOM


                                 Âl-'Imrân
Revelada en Medina en los años tres y cuatro de la Hégira. 
Consta de 200 aleyas.
Basmallah

1. Alif . Lâm . Mîm .

2. Allah, no hay otra divinidad salvo Él, Viviente, se basta a sí mismo y se ocupa de toda la creación.

3. Él te reveló el Libro con la Verdad , corroborante de los mensajes anteriores; y reveló antes también la Torá y el Evangelio.

4. Es [el Corán] guía para los hombres, y fue revelado como un discernimiento. Quienes no crean en los signos de Allah tendrán un castigo severo. Allah es Poderoso y se vengará [castigando severamente a quienes se negaron a creer en Él y desmintieron a Sus Profetas].

5. No hay nada en la Tierra ni en el cielo que pueda esconderse de Allah.

6. Él es Quien os da forma en el seno materno como Le place. No hay otra divinidad salvo Él, Poderoso, Sabio.

7. Él es Quien te ha revelado el Libro. Contiene aleyas de significado explícito que son la base del Libro, y otras de significado implícito. Aquellos de corazón extraviado siguen sólo las de significado implícito con el fin de sembrar la discordia interpretarlas capciosamente, pero sólo Allah conoce su verdadero significado, y [también] los arraigados en el conocimiento, quienes dicen: Creemos en todas ellas por igual, todas proceden de nuestro Señor; pero no recapacitan sino los dotados de intelecto.

8. ¡Señor nuestro! No hagas que nuestros corazones se desvíen, después de habernos guiado. Concédenos Tu misericordia, Tú eres el Dadivoso.

9. ¡Señor nuestro! Tú eres Quien reunirá a los hombres el Día sobre el cual no hay duda. Allah no falta jamás a Su promesa.

10. Quienes no crean, ni sus bienes ni sus hijos les servirán de nada ante Allah. Éstos serán, por su incredulidad, combustible para el Fuego.

11. Así sucedió con la gente del Faraón y con quienes les precedieron, desmintieron Nuestros signos y Allah les castigó por sus pecados. Allah es severo en el castigo.

12. Di a los incrédulos: Seréis vencidos y congregados en el Infierno. ¡Qué pésima morada!

13. Tuvisteis un signo claro en los dos grupos que se enfrentaron [en la batalla de Badr ]; uno combatía por la causa de Allah y el otro era de incrédulos. El grupo de incrédulos creyó a simple vista que el grupo de creyentes les doblaba en número. Allah fortalece con Su auxilio a quien Él quiere. Por cierto que en ello hay una lección para los sensatos.

14. Fue arraigada en el corazón de los hombres la inclinación por los placeres: las mujeres, los hijos, la acumulación de riquezas en oro y plata, los caballos de raza, los rebaños y los campos de cultivo. Ese es el goce de la vida mundanal, pero Allah les tiene reservado algo más bello.

15. Di: ¿Queréis que os informe sobre algo mejor que eso? Aquellos que teman a Allah encontrarán junto a su Señor jardines por donde corren los ríos, allí vivirán eternamente con esposas purificadas y obtendrán la complacencia de Allah. Allah está atento a lo que hacen Sus siervos;

16. Quienes dicen: ¡Señor nuestro! Creemos en Ti. Perdónanos, pues, nuestros pecados y presérvanos del castigo del Fuego.

17. Son pacientes, sinceros, piadosos, caritativos y piden perdón por las noches hasta llegar el alba.

18. Allah atestigua, y también los Ángeles y los hombres dotados de conocimiento que no hay otra divinidad salvo Él, y que Él es equitativo. No hay otra divinidad salvo Él, Poderoso, Sabio.

19. Ciertamente para Allah la religión es el Islam [el sometimiento a Él]. Los judíos y cristianos discreparon por soberbia a pesar de haberles llegado la revelación. Quien no crea en los signos de Allah, sepa que Allah es rápido en ajustar cuentas.

20. Si te refutan [¡Oh, Muhammad!], diles: Yo y quienes me siguen nos entregamos sinceramente a Allah. Y pregúntales a quienes recibieron el Libro y a los analfabetos [árabes paganos]: ¿Habéis aceptado el Islam [sometiéndoos a Allah]? Si lo aceptan habrán seguido la guía; pero si vuelven la espalda, tú sólo tienes la obligación de transmitir el mensaje. Allah está atento a lo que hacen Sus siervos.

21. Anúnciales a quienes no creen en los signos y preceptos de Allah, asesinan a los Profetas injustamente y matan a los hombres que bregan por la justicia, que sufrirán un castigo doloroso.

22. Sus obras se malograrán en esta vida y en la otra, y no tendrán quienes les auxilien.

23. ¿Acaso no reparas en quienes recibieron el Libro [judíos y cristianos]? Cuando se les convoca para ser juzgados según el Libro de Allah, algunos vuelven la espalda y lo rechazan.

24. Ello fue porque dijeron: El fuego nos atormentará sólo días contados. Sus propias mentiras les sedujeron apartándolos de su religión.

25. ¿Qué pasará cuando les reunamos el día sobre el cual no hay duda y en el que toda alma será recompensada de acuerdo a sus acciones, y no serán oprimidos?

26. Di: ¡Oh, Allah, Soberano del Reino! Tú concedes el poder a quien quieres y se lo quitas a quien quieres, dignificas a quien quieres y humillas a quien quieres. El bien está en Tus manos. Allah tiene poder sobre todas las cosas.

27. Tú insertas la noche en el día y el día en la noche. Tú haces surgir lo vivo de lo muerto y lo muerto de lo vivo. Tú sustentas sin medida a quien Te place.

28. Que los creyentes no tomen a los incrédulos como aliados en lugar de los creyentes. Quien así lo hiciere no tendrá nada que ver con la religión de Allah, a menos que lo hagáis para preveniros de ellos. Allah os exhorta a que Le temáis, porque ante Él compareceréis.

29. Di: Tanto si ocultáis cuanto hay en vuestros corazones como si lo manifestáis, Allah lo sabe. Él conoce todo lo que hay en los cielos y en la Tierra. Allah tiene poder sobre todas las cosas.

30. El día que cada alma vea el registro del bien y el mal que haya cometido, deseará que se interponga una gran distancia entre ella y ese momento. Allah os exhorta a que Le temáis. Allah es Compasivo con Sus siervos.

31. Di: Si verdaderamente amáis a Allah ¡Seguidme! Y Allah os amará y os perdonará los pecados. Allah es Absolvedor, Misericordioso.

32. Di: ¡Obedeced a Allah y al Mensajero! Pero si se niegan, sepan que Allah no ama a los incrédulos.

33. Allah prefirió a Adán, a Noé, a la familia de Abraham y a la de ‘Imrân sobre toda la humanidad.

34. Familias descendientes unas de otras. Allah es Omnioyente, Omnisciente.

35. Cuando la esposa de ‘Imrân dijo: ¡Señor mío! He realizado el voto de entregar a Tu exclusivo servicio lo que hay en mi vientre. ¡Acéptamelo! Tú eres Omnioyente, Omnisciente.

36. Y cuando le dio a luz dijo: ¡Señor mío! Me ha nacido una hija. Allah bien sabía lo que había concebido. [Agregó la esposa de ‘Imrân ] No es lo mismo una mujer que un varón [para que se consagre a Tu servicio]. La he llamado María, y Te imploro que la protejas a ella y a su descendencia del maldito Satanás.

37. Su Señor la aceptó complacido, e hizo que se educase correctamente y la confió a Zacarías. Toda vez que Zacarías ingresaba al templo la encontraba provista de alimentos, y entonces exclamaba: ¡Oh, María! ¿De dónde te ha venido esto? Ella respondía: De Allah; porque Allah sustenta sin medida a quien Le place.

38. Allí Zacarías invocó a su Señor diciendo: ¡Señor mío! Concédeme una descendencia buena, Tú escuchas los ruegos.

39. Entonces los Ángeles le llamaron cuando oraba en el templo diciendo: Allah te albricia con el nacimiento de Juan, quien corroborará la Palabra de Allah, será noble, casto, y un Profeta virtuoso.

40. Dijo: ¡Señor mío! ¿Cómo podré tener un hijo, si me ha alcanzado la vejez y mi mujer es estéril? Le respondió: ¡Así será! Porque Allah hace lo que Le place.

41. Dijo: ¡Señor mío! Dame una señal [de que me has concedido un hijo]. Dijo Allah: La señal [de que tu esposa está embarazada] será que durante tres días, no podrás hablar con la gente salvo por señas. Invoca mucho a tu Señor y glorifícale al anochecer y al alba.

42. Y cuando los Ángeles dijeron: ¡Oh, María! Allah te ha elegido y purificado. Te ha elegido entre todas las mujeres del universo.

43. ¡Oh, María! Adora a tu Señor, prostérnate e inclínate con los orantes.

44. Éstas son historias que no conocías, y te las revelamos. Tú [¡Oh, Muhammad!] no estuviste presente cuando sortearon con sus cañas para ver quién de ellos se encargaría de María, ni tampoco cuando disputaban acerca de ello.

45. Y cuando los Ángeles dijeron: ¡Oh, María! Allah te albricia con Su Palabra [¡Sé!] Su nombre será el Mesías Jesús, hijo de María. Será distinguido en esta vida y en la otra, y se contará entre los más próximos a Allah.

46. Hablará a los hombres en la cuna y de adulto, y se contará entre los virtuosos.

47. Dijo: ¡Oh, Señor mío! ¿Cómo podré tener un hijo si no me ha tocado ningún hombre? Le respondió: ¡Así será! Allah crea lo que Le place. Cuando decide algo, sólo dice: ¡Sé!, y es.

48. Él le enseñará la escritura, le concederá la sabiduría, le enseñará la Torá y el Evangelio.

49. Y será un Mensajero para los Hijos de Israel, a quienes dirá: Os he traído un signo de vuestro Señor. Haré para vosotros con barro la forma de un pájaro. Luego soplaré en él, y con el permiso de Allah, tendrá vida. Con la anuencia de Allah, curaré al ciego de nacimiento y al leproso, y resucitaré a los muertos. Os informaré de lo que coméis y de lo que almacenáis en vuestras casas. Ciertamente tenéis en ello un signo si sois creyentes.

50. He venido para confirmaros lo que os había llegado anteriormente en la Torá y para haceros lícitas algunas de las cosas que se os habían prohibido. Y os he traído un signo de vuestro Señor. Temed a Allah y obedecedme.

51. Allah es mi Señor y el vuestro. Adoradle, pues. Éste es el sendero recto.

52. Y cuando Jesús advirtió la incredulidad de su pueblo, dijo: ¿Quiénes me ayudarán en mi misión de transmitir el Mensaje de Allah? Dijeron sus discípulos: Nosotros te ayudaremos. Creemos en Allah. Atestigua [¡Oh, Jesús!] que a Él nos sometemos.

53. ¡Señor nuestro! Creemos en lo que has revelado y seguimos a Tú Mensajero. Cuéntanos, pues, entre los que dan testimonio de fe.

54. Se confabularon [los incrédulos contra Jesús], pero Allah desbarató sus planes, porque Allah es el Quien mejor lo hace.

55. Cuando Allah dijo: ¡Oh, Jesús! Te tomaré y te ascenderé hacia Mí. Te libraré de los incrédulos y haré prevalecer a los que te han seguido por encima de los incrédulos hasta el Día de la Resurrección. Luego , volveréis a Mí y juzgaré entre vosotros sobre lo que discrepabais.

56. A los incrédulos los castigaré severamente en esta vida y en la otra, y no tendrán salvadores.

57. En cuanto a los creyentes que obren rectamente, Allah les dará su recompensa debidamente. Y Allah no ama a los inicuos.

58. Esta historia te la revelamos como parte de los signos y de la sabia amonestación del Corán.

59. Por cierto que el ejemplo de Jesús ante Allah es semejante al de Adán, a quien creó de barro y luego le dijo: ¡Sé!, y fue.

60. [Ésta es] La verdad [sobre Jesús que] proviene de tu Señor. No seas, pues, de los que dudan.

61. Y a quienes te discutan acerca de esta verdad [de que Jesús es un siervo de Allah y no una divinidad] después de haberte llegado el conocimiento, diles: ¡Venid! Convoquemos a nuestros hijos y a los vuestros, a nuestras mujeres y a las vuestras, y presentémonos todos nosotros. Luego roguemos seriamente que la maldición de Allah caiga sobre los mentirosos.

62. Ésta es la auténtica verdad. No hay otra divinidad excepto Allah. Allah es el Poderoso, el Sabio.

63. Y si la niegan, sabed que Allah conoce bien a los desviados.

64. Di: ¡Oh, Gente del Libro! Convengamos en una creencia común a nosotros y vosotros: No adoraremos sino a Allah, no Le asociaremos nada y no tomaremos a nadie de entre nosotros como divinidad fuera de Allah. Y si no aceptan decid: Sed testigos de nuestro sometimiento a Allah.

65. ¡Oh, Gente del Libro! ¿Por qué discutís sobre Abraham, siendo que la Torá y el Evangelio fueron revelados después de él? ¿Es que no razonáis?

66. Cuestionasteis asuntos que eran evidentes, aún teniendo la revelación. Y ahora discutís sobre lo que no tenéis conocimiento. Allah sabe, y vosotros no sabéis.

67. Abraham no fue judío ni cristiano, sino que fue un monoteísta sometido a Allah, y no se contó entre los idólatras.

68. Los más allegados a Abraham son quienes le han seguido, así como el Profeta y los creyentes. Allah es el Protector de los creyentes.

69. Hay un grupo de la Gente del Libro que desea extraviaros; pero sólo se extravían a sí mismos sin darse cuenta.

70. ¡Oh, Gente del Libro! ¿Por qué no creéis en los signos que Allah os ha dado [de la venida de Muhammad], siendo que sois testigos de su veracidad?

71. ¡Oh, Gente del Libro! ¿Por qué mezcláis la verdad con lo falso y ocultáis la verdad que conocéis?

72. Un grupo de la Gente del Libro dicen entre ellos: Al comenzar el día finjamos creer en lo que se le ha revelado a los creyentes [el Corán], y neguémoslo al anochecer; tal vez así los creyentes duden y renuncien a su fe.

73. Y [agregan:] no confiéis sino en quienes siguen vuestra religión. No creáis que se agraciará a nadie de la misma manera que fuisteis agraciados, ni tampoco que

podrán argumentar contra vosotros ante vuestro Señor. Diles [¡Oh, Muhammad!]: La verdadera guía es la de Allah. Y la gracia está en Sus manos y se la concede

a quien Él quiere. Allah es Vasto, Omnisciente.

74. Agracia con Su misericordia a quien Él quiere. Allah es poseedor del favor inmenso.

75. Entre la Gente del Libro hay quienes, si les confías una gran cantidad de dinero te lo devuelven, y quienes si les confías un solo dinar sólo te lo devuelven después de pedírselo con insistencia. Eso es porque ellos dicen: No seremos recriminados por no cumplir con quienes no han recibido ninguna revelación. Ellos inventan mentiras acerca de Allah a sabiendas.

76. Al contrario, quien cumpla su promesa y tema a Allah, sepa que Allah ama a los piadosos.

77. Quienes cambiaron el compromiso que tomaron con Allah por un vil precio y faltaron a sus juramentos, no tendrán ninguna recompensa en la otra vida. Allah no les dirigirá la palabra ni les tendrá compasión el Día de la Resurrección , no les purificará y tendrán un castigo doloroso.

78. Entre ellos hay quienes tergiversan el Libro cuando lo recitan para que creáis que es parte de él, cuando en realidad, no pertenece al Libro. Y dicen que proviene de Allah siendo, en verdad, que no proviene de Allah. Inventan mentiras acerca de Allah a sabiendas.

79. No corresponde que a quien Allah concede el Libro, la sabiduría y la profecía diga a los hombres: Sed siervos míos y no de Allah; sino más bien: Sed guías eruditos puesto que enseñáis el Libro y lo estudiáis.

80. Allah no os ordena que toméis como divinidades a los Ángeles y a los Profetas. ¿Es que iba a ordenaros que fuerais incrédulos después de haberos sometido a Él?

81. Y recordad cuando Allah concertó un pacto con cada uno de los Profetas diciéndoles: Os concedo el Libro y la sabiduría, y cuando se os presente un Mensajero que confirme lo que se os haya revelado, creed en él y auxiliadle [y procurad que vuestros seguidores también cumplan este compromiso]. ¿Asumís tal compromiso? Respondieron: Estamos de acuerdo. Dijo: Entonces, sed testigos unos de otros; yo también atestiguo con vosotros.

82. Quienes, después de este pacto, vuelvan la espalda serán los descarriados.

83. ¿Acaso desean una religión diferente a la de Allah, siendo que quienes están en los cielos y en la Tierra se someten a Él voluntariamente o por la fuerza? Y ante Él comparecerán.

84. Di: Creemos en Allah y en lo que se nos ha revelado, en lo que fue revelado a Abraham, Ismael, Isaac, Jacob y a las doce Tribus, y en lo que Moisés, Jesús y los Profetas han recibido de su Señor. No hacemos distinción entre ninguno de ellos y nos sometemos a Él.

85. Quien siga una religión diferente al Islam [el sometimiento a Allah] no se le aceptará, y en la otra vida se contará entre los perdedores.

86. ¿Cómo Allah ha de guiar a quienes han dejado de creer, que fueron testigos de la veracidad del Mensajero y recibieron las evidencias? Allah no guía a los inicuos.

87. Esos tendrán como retribución la maldición de Allah, de los Ángeles y de toda la humanidad.

88. La cual les pesará eternamente, no se les aliviará el castigo, ni serán tolerados.

89. Salvo quienes, después de eso, se arrepientan y se enmienden, porque Allah es Absolvedor, Misericordioso.

90. A quienes renegaron de la fe luego de haber creído y se obstinan en su incredulidad, no se les aceptará el arrepentimiento. Ésos son los descarriados.

91. A los que no creyeron y los tomó la muerte siendo aún incrédulos, aunque ofrecieran como rescate todo el oro que hubiere en la tierra, no les será aceptado.

Ellos recibirán un castigo doloroso y no tendrán salvadores.

92. No alcanzaréis la piedad verdaderamente hasta que no deis [en caridad] de lo que amáis. Y todo lo que diereis, Allah bien lo sabe.

93. Todo alimento era lícito para el pueblo de Israel, salvo lo que ellos mismos habían vedado, antes de que fuera revelada la Torá. Di : Traed la Torá y leedla, si es verdad lo que decís.

94. Quienes, después de eso, inventen mentiras acerca de Allah serán inicuos.

95. Di: Allah dice la verdad. Seguid, pues, la religión de Abraham, que fue monoteísta y no se contó entre quienes atribuían copartícipes a Allah.

96. Ciertamente la primera Casa erigida para los hombres es la de Bakkah [ la Ka ‘bah ], en ella hay bendición y guía para la humanidad,

97. También signos evidentes. Entre ellos está el sitial de Abraham. Quien ingrese en ella estará a salvo. Es una obligación para los hombres peregrinar a esta Casa si se encuentran en condiciones de hacerlo [físicas y económicas]. Y quien niegue lo que Allah ha prescripto, sepa que Allah prescinde de todas las criaturas.

98. Di: ¡Oh, Gente del Libro! ¿Por qué no creéis en los signos de Allah? Allah es testigo de lo que hacéis.

99. Di: ¡Oh, Gente del Libro! ¿Por qué intentáis apartar a los creyentes del camino de Allah, desviándolos, siendo que sois testigos [de que Allah no acepta otra forma de adoración que no sea la que él prescribió]? Allah no está desatento de lo que hacéis.

100. ¡Oh, creyentes! Si obedecéis a algunos de la Gente del Libro, lograrán haceros volver a la incredulidad.

101. ¿Cómo podríais dejar de creer cuando se os recitan los preceptos de Allah, y Su Mensajero se encuentra entre vosotros? Quien se aferre a Allah será guiado

por la vía recta.

102. ¡Oh, creyentes! Temed a Allah como es debido y no muráis sino sometidos a Él.

103. Aferraos todos a la religión de Allah y no os dividáis. Recordad la gracia de Allah al hermanaros uniendo vuestros corazones después de haber sido enemigos unos de otros, y cuando os encontrasteis al borde de un abismo de fuego, os salvó de caer en él. Así os explica Allah Sus signos para que sigáis la guía.

104. Que haya entre vosotros quienes convoquen al bien, ordenando lo bueno y prohibiendo el mal. Ésos son quienes tendrán éxito.

105. No seáis como quienes, después de haber recibido las pruebas claras, se dividieron y discreparon. Ésos tendrán un enorme castigo.

106. El Día del Juicio unos rostros estarán radiantes y otros ensombrecidos. A aquellos cuyos rostros estén ensombrecidos se les dirá: ¿Habéis renegado de vuestra fe luego de haber creído? Sufrid el castigo por vuestra incredulidad.

107. En cuanto a aquellos cuyos rostros estén radiantes, la misericordia de Allah les alcanzará por siempre.

108. Éstas son las normas de Allah que te revelamos con la verdad, y Allah no oprime a ninguna de Sus criaturas.

109. A Allah pertenece todo cuanto hay en los cielos y la Tierra. Y a Allah retornan todos los asuntos.

110. Sois la mejor nación que haya surgido de la humanidad: Ordenáis el bien, prohibís el mal y creéis en Allah. Si la Gente del Libro creyera, sería mejor para ellos; algunos son creyentes pero la mayoría desviados.

111. Ellos sólo podrán agraviaros [con sus calumnias], y cada vez que os combatan huirán por temor, y no serán socorridos.

112. Dondequiera que se encuentren serán humillados, a menos que estén amparados según lo establecido por Allah o por un pacto con los hombres. Cayeron en la ira de Allah y se les impuso la miseria. Ello por no haber creído en los signos de Allah y por haber matado a los Profetas injustamente, por haber desobedecido y violado la ley.

113. Ellos no son todos iguales. Entre la Gente del Libro hay quienes son rectos, durante la noche recitan los preceptos de Allah y se prosternan.

114. Creen en Allah y en el Día del Juicio, ordenan el bien, prohíben el mal y se apresuran a realizar buenas obras. Ésos se contarán entre los virtuosos.

115. El bien que hagáis no será desmerecido. Allah conoce bien a los piadosos.

116. Por cierto que a los incrédulos ni sus bienes ni sus hijos les servirán de nada ante Allah. Ésos serán quienes morarán eternamente en el Fuego.

117. El ejemplo de las caridades que ellos hacen en esta vida mundanal es como el de un viento frío que azota y arrasa la cosecha de gente que ha sido inicua. Allah no ha sido injusto con ellos, sino que ellos lo han sido consigo mismos.

118. ¡Oh, creyentes! No toméis por amigos confidentes a quienes no fueran de los vuestros, porque los incrédulos se esforzarán para corromperos, pues sólo desean

vuestra perdición. Ya han manifestado su odio, pero lo que ocultan sus corazones es peor aún. Ya os hemos evidenciado su enemistad, si es que razonáis.

119. Vosotros les amáis porque creéis en todos los Libros, pero ellos no os aman. Cuando os encuentran dicen: ¡Creemos!, pero cuando están a solas se muerden

los dedos del odio que sienten contra vosotros. Di: Morid con vuestro odio. Allah sabe bien lo que encierran los corazones.

120. Si os acontece un bien se afligen, y si os sobreviene un mal se contentan. Pero si sois pacientes y teméis a Allah, sus intrigas no os harán ningún daño. Allah sabe bien lo que hacen.

121. Y recuerda [¡Oh, Muhammad! lo sucedido en la batalla de Uhud ] cuando al alba saliste de tu hogar para asignar a los creyentes sus posiciones en el combate [y te desobedecieron, por lo que fueron derrotados]. Allah es Omnioyente, Omnisciente.

122. Cuando dos de vuestras tropas temieron flaquear, Allah fue su Protector. Es a Allah que los creyentes deben encomendarse.

123. Por cierto que Allah os socorrió en Badr cuando estabais en inferioridad de condiciones. Temed a Allah, y así seréis agradecidos.

124. Cuando decías a los creyentes: ¿No os basta que vuestro Señor os socorriera enviando tres mil Ángeles?

125. ¡Sí! Y si sois pacientes y teméis a Allah, cuando os ataquen sorpresivamente, vuestro Señor os reforzará enviados cinco mil Ángeles con distintivos.

126. Allah no lo hizo sino para albriciaros y para que se sosegasen vuestros corazones. La victoria no proviene sino de Allah, Poderoso, Sabio.

127. Y también para aniquilar a algunos de los incrédulos y humillar a quienes huyeran derrotados.

128. No es asunto tuyo si Él les absuelve o les castiga, pues han sido inicuos.

129. A Allah pertenece cuanto hay en los cielos y la Tierra. Perdona a quien Él quiere y castiga a quien Él quiere. Allah es Absolvedor, Misericordioso.

130. ¡Oh, creyentes! No lucréis con la usura con el fin de multiplicar vuestras riquezas, y temed a Allah para que tengáis éxito.

131. Y precaveos del Fuego que ha sido reservado para los incrédulos.

132. Obedeced a Allah y al Mensajero para que se os tenga misericordia.

133. Y apresuraos a alcanzar el perdón de vuestro Señor y un Paraíso tan grande como los cielos y la Tierra , reservado para los piadosos.

134. Quienes hacen caridad, tanto en los momentos de holgura como en la estrechez, controlan su cólera y perdonan a los hombres, sepan que Allah ama a los benefactores.

135. Aquellos que al cometer una obscenidad o iniquidad invocan a Allah pidiendo perdón por sus pecados, y no reinciden a sabiendas, sepan que sólo Allah perdona los pecados.

136. Para ellos la retribución será alcanzar el perdón de su Señor y jardines por donde corren los ríos, en los que estarán eternamente. ¡Qué hermosa recompensa para quienes obraron correctamente!

137. Ya antes de vosotros, Allah escarmentó a quienes se negaron a creer; id por la Tierra y observad cómo terminaron los que desmintieron la Verdad.

138. Esto es una evidencia para la humanidad, guía y motivo de reflexión para los piadosos.

139. No os desaniméis ni os entristezcáis, porque si sois creyentes seréis vosotros quienes triunfen.

140. Si sufrís una herida, sabed que ellos también han sufrido una herida semejante. Así es como alternamos el triunfo y la derrota entre los hombres para que Allah distinga quiénes son los que creen y honre con el martirio a algunos de vosotros. Allah no ama a los inicuos.

141. Esto, para que Allah purifique a los creyentes de sus pecados y extermine a los incrédulos.

142. ¿Acaso creéis que ibais a entrar al Paraíso sin que Allah distinga quiénes de vosotros son los verdaderos combatientes por Su causa y quiénes son perseverantes?

143. Por cierto que anhelabais la muerte; más cuando os enfrentasteis con ella [en Uhud ] y visteis como caían vuestros compañeros, os atemorizasteis [Y aún más,

debido a que los hipócritas difundieron que el Profeta también había caído].

144. Muhammad no es sino un Mensajero, a quien precedieron otros. ¿Si muriera o le dieran muerte, volveríais a la incredulidad? Mas quien volviera a ella, en nada

perjudicará a Allah. Allah retribuirá a los agradecidos.

145. Nadie puede morir sino es por el designio de Allah y según el plazo prefijado. Quien desee la recompensa de esta vida mundanal se la otorgaremos, y quien quiera la recompensa de la otra vida también se la otorgaremos. Y retribuiremos a los agradecidos.

146. ¡Cuántos Profetas hubo, junto a los cuales combatieron muchos de sus seguidores, sin perder la fe por los reveses padecidos en la causa de Allah, flaquear, o someterse al enemigo! Allah ama a los perseverantes.

147. Sólo decían: ¡Oh, Señor nuestro! Perdónanos nuestros pecados y nuestras extralimitaciones. Afirma nuestros pasos y concédenos el triunfo sobre los incrédulos.

148. Allah les agració con una recompensa en esta vida y les agraciará con una recompensa mayor en la otra, porque Allah ama a los benefactores.

149. ¡Oh, creyentes! Si obedecierais a los incrédulos os harían renegar de vuestra fe, contándoos entre los perdedores.

150. Por cierto que Allah es vuestro Señor, y Él es el mejor de los socorredores.

151. Sembraremos el terror en los corazones de los incrédulos por haber atribuido copartícipes a Allah sin fundamento válido. Su morada será el Fuego. ¡Qué pésima será la morada de los inicuos!

152. Allah cumplió la promesa que os hizo cuando, con Su anuencia les vencíais [en la batalla de Uhud ]. Sin embargo, después de que Allah os hizo ver la victoria,

flaqueasteis, discutisteis sobre las órdenes y desobedecisteis. Entre vosotros hubo quienes anhelaron las cosas materiales de esta vida [el botín] y quienes la recompensa de la otra. Después de esto, os probó haciéndoos sufrir la derrota y os perdonó, porque Allah dispensa Su favor a los creyentes.

153. Acordaos cuando os alejabais huyendo sin reparar en nadie y el Mensajero os llamaba desde la retaguardia pero no le obedecisteis. Luego Allah os afligió con

una pena [la derrota] tras otra [de mayor magnitud, que era creer que el Profeta había caído en la batalla, para que cuando comprobarais lo contrario] no os lamentarais por lo que hubiereis perdido [el botín] ni padecido [la derrota]. Allah está bien informado de lo que hacéis.

154. Luego del temor [durante la batalla], hizo que algunos de vosotros [los verdaderos creyentes] se sintieran seguros y los envolviera el sueño. Otros, en cambio, preocupados tan sólo por su suerte, pensaban equivocadamente acerca de Allah como en los tiempos de la ignorancia y el paganismo, decían: No obtuvimos el triunfo que se nos prometió. Diles [¡Oh, Muhammad!]: Todo depende de Allah. Ocultan en sus corazones lo que no te manifiestan [la incredulidad]. Dicen: Si hubiera dependido de nosotros, no hubiera muerto ninguno de los nuestros. Diles: Aunque hubierais permanecido en vuestros hogares, la muerte habría sorprendido en sus lechos a aquellos para los que estaba decretada. Allah quiso con esto probaros para evidenciar lo que hay en vuestros corazones y purificaros. Allah sabe bien lo que hay en ellos.

155. Aquellos de vosotros que huyeron el día que se enfrentaron los dos ejércitos, se debió a que Satanás pudo seducirlos a causa de los pecados cometidos. Pero

Allah les perdonó, porque Allah es Absolvedor, Tolerante.

156. ¡Oh, creyentes! No seáis como los incrédulos que dijeron de sus hermanos, cuando éstos salían para comerciar o en una expedición militar: Si se hubieran quedado con nosotros no habrían muerto ni caído en la batalla. Allah hizo que esto les pese en sus corazones. Allah da la vida y la muerte; Allah está bien atento a lo

que hacéis.

157. Y si caéis por la causa de Allah o morís, sabed que el perdón de Allah y Su misericordia son más valiosos que lo que atesoran quienes prefieren la vida mundanal.

158. Y tanto si morís como si os dan muerte, seréis congregados ante Allah.

159. Por misericordia de Allah eres compasivo con ellos. Si hubieras sido rudo y duro de corazón se habrían alejado de ti; perdónales, pide perdón por ellos y consúltales en las decisiones. Pero cuando hayas tomado una decisión encomiéndate a Allah. Allah ama a quienes se encomiendan a Él.

160. Si Allah os socorre nadie podrá venceros. Pero si os abandona, ¿quién sino Él podrá auxiliaros? Que los creyentes se encomienden a Allah.

161. No es propio de un Profeta tomar parte del botín antes de su distribución. Quien así lo hiciera cargará con ello el Día de la Resurrección. Luego todos recibirán su merecido y no serán oprimidos.

162. ¿Acaso quien busca la complacencia de Allah es como quien incurre en Su ira y tiene el Infierno por morada? ¡Qué pésimo fin!

163. Tendrán diferentes grados ante Allah. Allah bien ve cuanto obran.

164. Allah ha agraciado a los creyentes enviándoles un Mensajero de entre ellos que les recita Sus preceptos, les purifica y les enseña el Libro y la sabiduría [la Sunnah ]. Y por cierto que antes se encontraban en un extravío evidente.

165. Cuando os sobrevino una desgracia [la derrota en Uhud , con la caída de setenta de los vuestros], a pesar de haber causado a vuestros enemigos [en Badr ] una derrota con un resultado que duplicó a lo que padecisteis [en Uhud ] exclamasteis: ¿Por qué fuimos vencidos? Diles: Ésta son las consecuencias de vuestras obras, ciertamente Allah tiene poder sobre todas las cosas.

166. Y recordad lo que os aconteció el día que se enfrentaron los dos ejércitos por voluntad de Allah, para distinguir quiénes eran los creyentes.

167. Y distinguir también a los hipócritas, a quienes se les dijo: Combatid por la causa de Allah o defendeos. Dijeron: Si supiéramos combatir os seguiríamos. Aquel día estuvieron más cerca de la incredulidad que de la fe, porque decían lo que no había en sus corazones. Pero Allah es Quien mejor conoce lo que ocultaban.

168. Son ellos quienes, mientras se quedaban sin participar, decían de sus hermanos [los creyentes que combatieron en Uhud ]: Si nos hubieran escuchado no habrían muerto. Diles: Impedid que la muerte os alcance, si es verdad lo que decís.

169. Y no creáis que quienes han caído por la causa de Allah están muertos. Al contrario, están vivos y reciben su sustento junto a su Señor.

170. Se regocijan por la gracia que Allah les ha concedido y están felices por la recompensa que recibirán quienes todavía no se les han unido, y no temerán ni se entristecerán.

171. Están contentos con la gracia y el favor de Allah, y porque Allah no deja de recompensar a los creyentes.

172. Quienes a pesar de sus heridas [recibidas tras la batalla de Uhud ] acudieron a la llamada de Allah y Su Mensajero [para volver a enfrentar al enemigo, que había decidido dirigirse a Medina y atacarla] con obediencia y temor a Allah, obtendrán una magnífica recompensa.

173. A ellos se les dijo: Los enemigos se han agrupado contra vosotros, temedles pues. Pero esto, por el contrario, les aumentó la fe y dijeron: Allah nos basta y Él es el mejor protector.

174. Y retornaron con la gracia y el favor de Allah sin combatir [debido a que los incrédulos al enterarse de que los musulmanes salieron a su encuentro optaron por retornar a La Meca]. Buscaron con esto la complacencia de Allah; y Allah es el poseedor de los favores más inmensos.

175. Así es Satanás, atemoriza a quienes les siguen. Pero no les temáis sino temedme a Mí, si sois creyentes.

176. Que no te entristezca ver a quienes se precipitan en la incredulidad. No podrán perjudicar a Allah. Allah no les concederá ningún bien en la otra vida y tendrán un castigo terrible.

177. Quienes truequen la fe por la incredulidad, no perjudicarán en nada a Allah y tendrán un castigo doloroso.

178. Que no piensen los incrédulos que si les permitimos seguir con vida esto significa un bien para ellos. Al contrario, es para que acrecienten sus faltas y luego

sufran un castigo humillante.

179. Allah no os dejará en la situación que os encontráis [conviviendo con los hipócritas] sin distinguir al perverso [hipócritas e impíos] del virtuoso [creyentes sinceros], ni os revelará quiénes son los hipócritas. Allah elige entre Sus Mensajeros a quien Le place [para revelárselo]. Creed en Allah y Sus Mensajeros. Si creéis y teméis a Allah obtendréis una magnífica recompensa.

180. Que no crean los que mezquinan lo que Allah les ha concedido por Su gracia que es un bien para ellos. Al contrario, es un mal. Todo lo que escatimaron lo tendrán alrededor del cuello el Día del Juicio. A Allah pertenece la herencia de cuanto hay en los cielos y la Tierra. Allah está bien informado de lo que hacéis.

181. Allah ha oído las palabras de quienes dijeron: Allah es pobre y nosotros somos ricos. Registraremos lo que dijeron y también que hayan matado a los Profetas injustamente. Y les diremos: Sufrid el castigo del fuego del Infierno.

182. Esto es lo que han merecido por sus obras; y Allah no es injusto con Sus siervos.

183. Esos mismos han dicho: Allah pactó con nosotros que no creyéramos en ningún Mensajero hasta que nos trajera una ofrenda que el fuego consumiera [según la tradición si el fuego consumía la ofrenda significaba que Allah la había aceptado]. Diles [¡Oh, Muhammad!]: Antes de mí, otros Mensajeros se os presentaron con las pruebas claras y con lo que habéis pretendido; ¿por qué les matasteis, si es verdad lo que decís?

184. Y si te desmienten, también fueron desmentidos los Mensajeros que te precedieron; vinieron con las pruebas claras, las Escrituras y los Libros Luminosos [ la Torá y el Evangelio].

185. Toda alma probará la muerte, y recibiréis vuestra completa recompensa el Día de la Resurrección. Quien sea salvado del Fuego e ingresado al Paraíso habrá triunfado. La vida mundanal no es más que un placer ilusorio.

186. Seréis probados a través de vuestros bienes y vuestras propias vidas. Y oiréis muchas blasfemias de aquellos que han recibido el Libro antes que vosotros [judíos y cristianos] y de los idólatras; pero tened paciencia, temed a Allah y sabed que esto requiere de entereza.

187. Cuando Allah concertó un pacto con la Gente del Libro diciendo: Deberéis explicárselo claramente a los hombres y no ocultarlo. Pero ellos le dieron la espalda y lo vendieron por un vil precio. ¡Qué mal hicieron!

188. No creáis que quienes se vanaglorian de lo que hacen y aman que se los elogie por lo que no han hecho se salvarán del castigo. Ellos tendrán un castigo doloroso.

189. El reino de los cielos y la tierra pertenece a Allah. Allah tiene poder sobre todas las cosas.

190. En la creación de los cielos y la Tierra y en la sucesión de la noche y el día hay signos para los dotados de intelecto.

191. Aquellos que invocan a Allah estando de pie, sentados o recostados, meditan en la creación de los cielos y la Tierra y dicen: ¡Señor nuestro! No has creado todo esto en vano ¡Glorificado seas! Presérvanos del castigo del Fuego.

192. ¡Señor nuestro! Por cierto que a quien introduzcas en el Fuego lo habrás degradado. Y los inicuos no tendrán quien les auxilie.

193. ¡Señor nuestro! Hemos oído a quien convocaba a la fe, diciendo: Creed en Vuestro Señor, y creímos. ¡Señor nuestro! Perdónanos nuestros pecados, borra nuestras malas obras y reúnenos, al morir, con los piadosos.

194. Y concédenos ¡Señor nuestro! lo que nos has prometido por medio de Tus Mensajeros y no nos humilles en el Día de la Resurrección. Tú no faltas a Tu promesa.

195. Su Señor les respondió sus súplicas y dijo: No dejaré de recompensar ninguna de vuestras obras, seáis hombres o mujeres. Procedéis unos de otros. Aquellos que emigraron, fueron expulsados de sus hogares, padecieron por Mi causa, combatieron y cayeron, les absolveré sus faltas y les introduciré en jardines por donde corren los ríos. Ésta es la recompensa que Allah les concederá. Allah posee la más hermosa recompensa.

196. Que no te seduzca ver [cómo prosperan] los incrédulos, yendo de un lugar a otro [con su comercio],

197. Porque ello es un disfrute temporario. Luego, su morada será el Infierno. ¡Qué pésima morada!

198. En cuanto a quienes teman a su Señor, vivirán eternamente en jardines por donde corren los ríos y serán hospedados por Allah. Y la recompensa que Allah tiene reservada para los piadosos es mejor que el éxito de los incrédulos en esta vida.

199. Entre la Gente del Libro hay quienes creen en Allah y en lo que ha sido revelado a vosotros y a ellos. Están sometidos a Allah, y no tergiversan Sus preceptos por ningún precio. Éstos obtendrán una recompensa junto a su Señor. Allah es rápido en ajustar cuentas.

200. ¡Oh, creyentes! Tened paciencia, sed perseverantes, proteged vuestro territorio de los enemigos y temed a Allah para que tengáis éxito.

En video | En Inglés, Transliterado y Arabe